Amazon Dash Button, un botón para comprar online ¡Y es gratis!

Amazon Dash Button

El Amazon Dash Button es una de esas culminaciones del consumismo que tanto nos gustan. El concepto es sencillo: si eres un comprador habitual de Amazon de algún producto en concreto, ahora la página web te regala (sí, habéis leído bien, es gratis) un botón que al pulsarlo hará saber a Amazon que es hora de reabasteceros. 

El funcionamiento es sencillo. Cada Amazon Dash Button se sincroniza con vuestro smartphone y está asociado a un producto. Así, cuando se pulsa, automáticamente envía a Amazon un pedido del producto al que esté asociado. De momento en el anuncio hemos visto ejemplos sencillos, como cápsulas de café, detergente o crema.

El botón es práctico hasta lo absurdo, ya que se puede colocar en cualquier parte o se puede llevar encima. Por ejemplo: si está configurado para comprar un producto que podamos llevar encima, el botón se puede utilizar como llavero para tenerlo siempre a mano. Si por el contrario, estamos hablando de algo que dejamos en casa, podemos simplemente pegar el Amazon Dash Button a cualquier superficie y pulsarlo cuando lo necesitemos. 

¿Recordáis cuando Amazon envió por error 51 paquetes a un usuario y luego se los regaló?

Obviamente, todo el proceso se hace a través de nuestro móvil, así que incluso podremos cancelar los pedidos si cambiamos de opinión. Por ahora todo pinta bastante interesante, pero vamos a empezar a ver los problemas:

Para empezar, el sistema de botones va a funcionar mediante invitación. Ya podéis meteros en la página oficial del Amazon Dash Button aquí y solicitar la vuestra, pero os avisamos de que un montón de gente ya lo ha hecho antes. 

Por otra parte, está el tema de la selección de productos del Amazon Dash Button. Este botón de compra automática no funciona con cualquier cosa, sino que de momento Amazon lo ha limitado a 228 productos, la mayoría bastante comunes, que podéis encontrar aquí en una lista completa. 

Y ahora el gran fallo: por lo que estamos viendo, todos los productos son de marcas americanas, con lo que los gastos de envío subirán como la espuma, así como el tiempo de espera. 

¿Y vosotros que opináis? ¿Se trata de un invento práctico o de un paso hacia la decadencia de la especie? Y lo más importante ¿Se trata de una broma del April Fools? Como siempre, podéis desbarrar como queráis abajo en los comentarios.