Así funcionan los nuevos virales que triunfan en Internet

Los nuevos virales

Internet pone a nuestro alcance todas las herramientas necesarias para conseguir convertir cualquier cosa en un fenómeno de masas o viral.

Tan sólo necesitamos una cámara de vídeo o de fotos para realizar nuestra obra maestra y subirla a una de las redes sociales para que se propague como la espuma.

Así de fácil, así de rápido y así de lucrativo, ya que muchos de los últimos fenómenos virales demuestran que obtener el éxito viral también puede traer algún que otro contrato publicitario. Así lo demuestran los últimos casos.

La clave de todo reside en conseguir una gran difusión a través de los medios que ofrece la red de redes y que permiten un intercambio continuo de contenido.

twitter

Y es que, el fenómeno viral, procedente del término “virus”, se basa en el “boca a boca” entre usuarios. Esta es la premisa que han utilizado fenómenos como el grupo musical Flos Mariae o Harlem Shake, el último baile que ha conseguido un gran alcance en Internet.

Pero, paralelamente a estos virales temporales, han surgido otro tipo mucho más estables, prósperos y productivos, como el conocido egoblog y el llamado babyblog.

Estos términos hacen referencia a aquellos fenómenos virales relacionados con una persona con nombre y apellidos que arrastra una legión de fans, ya sea por su trabajo o por sus opiniones.

Una mirada muy personal

El fenómeno viral de los egobloggers tal vez es uno de los más imitados hoy en día y uno de los que tiene una mayor proyección más a largo plazo en la red.

Normalmente la figura del egoblogger está representada por una mujer que, en su blog, habla sobre moda y belleza desde una óptica totalmente personal.

En España, existen algunos nombres destacados, que han llegado a ostentar el título de “it girl”, chicas que marcan tendencia. Este es el caso de la periodista Sara Carbonero y las actrices Paula Echevarría y Blanca Suárez o de las estilistas Gala González, con su blog amlul y Mireia Oller, con My Daily Style.

Aunque, sin duda, las egobloggers internacionales son las que verdaderamente mueven legiones de fans y convierten en viral todo aquello que tocan, como Chiara Ferragni, con su blog The Blonde Salad, Rumi Neely con Fashion Toast y Bryan Boy con la web Brianboy.com.

Fashion Toast

Sin embargo, todas las egobloggers tienen algo en común: alimentan sus blogs continuamente y actualizan sus perfiles en las redes sociales para seguir generando contenido para sus fans, que rápidamente lo distribuyen a través de Facebook, Twitter o Instagram.

Pero para llegar a un mayor número de seguidores es importante dominar varios idiomas. Y es que si una egoblogger se limita al español, no llegará muy lejos.

Un ejemplo de saber hacer es el caso de Bartabac, que utiliza en sus post hasta el francés.

La imagen, sí importa

Además, es necesario echar mano de la cámara para documentar con imagen todos los contenidos que se cuelguen en el blog y estar atenta a las últimas noticias que se produzcan en el ámbito de la moda y la belleza, y hablar de ellas de una forma sencilla, directa y personal, diciendo lo que gusta y lo que no gusta.

No en vano, muchas marcas de ropa y belleza utilizan a estos personajes virales en sus campañas de publicidad.

Este es el caso de Andy Torres, cuyo blog es Style Scarpbook y ha conseguido ser la imagen de campañas internacionales para Mango o Canon.

La respuesta es clara, no siempre. Y es que se puede considerar egoblog a cualquier blog, sea de la temática que sea. El único requisito es que sea personal y que tenga un punto egocéntrico.

Dejando a esto a un lado, de lo que no hay duda es que el fenómeno egoblog representa un negocio más que rentable, que consigue adeptos de una forma muy rápida, se propaga a todo el mundo, cuenta con una legión de fans incondicionales y es muy codiciado por la publicidad.

fenomenos virales

Todo esto ha hecho que los medios tradicionales comiencen a incorporar contenidos cada vez más atractivos en sus sitios web y trabajen de forma conjunta con los llamados egobloggers, puesto que cuentan con una gran credibilidad y un gran número de fieles.

Estas razones son las que han llevado a la creación de otro fenómeno viral, el babyblog, en el que muchas madres han decidido presumir de retoños en las redes, mostrando sus bondades y travesuras.

Hay para todos los gustos, desde padres muy creativos que realizan asombrosas instantáneas a sus hijos, a progenitores más tradicionales que enseñan el lado más dulce y tierno de sus vástagos.

Amor de madre

En la red hay espacio para todo, y más para la imaginación.

Así lo demuestra Sioin Queenie Liao, una madre de un pequeño de tres años y residente en California, que hace fotos de su hijo de tres meses mientras duerme la siesta pero, eso sí, como protagonista de sus cuentos favoritos, como ya hizo en su momento Adele Enersen con su pequeña.

Adele Enersen

Liao ya ha presentado más de 100 aventuras al mundo, que ahora están recogidas en el libro Wengenn in Wonderland.

Jessica Shyba se convirtió en babyblogger sin querer, tal y como ella misma afirma. Un día, cámara al hombro, decidió captar cómo su hijo menor, Beau, y su mascota, Theo, mientras dormían juntos la siesta.

El resto ya es historia, y un nutritivo fenómeno viral, puesto que esa imagen tiene más de 400.000 seguidores en Instagram y el hashtag #theoandbeau ha arrasado.

El éxito hizo que Shyba creara su propia web donde enseña los estilismo de otra hija y que emprendiera el proyecto de escribir una serie infantil basada en sus cachorros, Bedtime for Theo and Beau, y que verá la luz en 2015.

Otro ejemplo del fenómeno viral babyblogger es el de Jason Lee, quien capta la infancia de sus hijas, Kristin y Kayla, a través de imágenes profesionales e imágenes, y el de Greg Pembroke, que ha enseñado al mundo cómo llora su hijo de tres años en Tumblr y que le ha llevado a escribir el libro Reason my son is crying (Razones por las que mi hijo llora).

Creatividad sin límites

No hay que olvidarse tampoco de Lilly y León, quienes, junto a su hijo, recrean imágenes de clásicos del cine en su web Cardboard box office, como Parque Jurásico, La Guerra de las Galaxias, Regreso al futuro o Los pájaros.

los nuevos virales

Y menos aún de Mayhem, la niña de cuatro años que diseña vestidos de papel y que tiene cuenta propia en Instagram, que ha dado la vuelta al mundo, al igual que su web.

Se convirtió en viral después de la gala de los Oscar cuando apareció pertrechada con los vestidos más emblemáticos de esa noche.

Algo parecido hace Alonso Mateo, apenas de cinco años, que ha revolucionado el mundo de Instagram con sus looks. Su cuenta en esta red social ya tiene 350.000 seguidores de todo el planeta.

A este elenco de niños virales se suma Charlie, protagonista de uno de los vídeos más vistos de YouTube, Charlie bit muy finger (Charlie me mordió el dedo), que cuenta con más de 678 millones de visitas.

En definitiva, toda una fuente de inspiración y de creatividad que nos muestra el camino a seguir si queremos convertirnos en el próximo fenómeno viral en las redes.

Selfie, el nuevo gancho

Después del egoblog ha nacido un nuevo fenómeno, el selfie.

Para realizar uno de estos autorretratos sólo es necesario una cámara de fotos y subir la imagen en la que aparecemos nosotros mismos a las redes sociales para que empiece a difundirse a cientos, miles e incluso millones de personas, como el famoso selfie de la humorista Ellen DeGeneres durante la pasada ceremonia de los Oscar, y que ha conseguido 3,4 millones de retweets.

selfie viral

Este fenómeno viral, sin duda, es uno de los que está consiguiendo una mayor aceptación hoy en día, y uno de los que ha generado más seguidores.