Bórrate de Facebook, Twitter o Google con Justdelete.me

Justdelete.me borra tus cuentas de más de 40 servicios de Internet

Dejando a un lado el tema del espionaje de la NSA, resulta irónico descubrir cómo las compañías de Internet se enorgullecen de preservar la privacidad de tus cuentas. Son tuyas para tu uso personal... hasta que decides borrarlas. Entonces resulta que no te pertenecen, son de ellos... Y te ponen todas las trabas posibles para que no las borres. En muchos casos, ni siquiera te permiten hacerlo...

Darte de baja de una red social como Facebook, Twitter o Google + puede ser una pesadilla. Justdelete.me intenta ponértelo lo más fácil posible, al recopilar en una sola web todos los métodos para borrar tus datos de más de cuarenta servicios de Internet. Están todos los más importantes: Google, Amazon, Facebook, Twitter, ebay, Hotmail, LinkedIn, PayPal, Steam, etc.

Pero no busques remedios milagrosos. No basta con pulsar un botón para desaparecer de la base de datos de las compañías. Cuando se trata de desvincularte de una empresa de Internet, la magia no existe. Será una batalla dura...

Justdelete.me no hace magia. Al contrario, sólo hace lo que puede. En algunos casos, te redirigirá a los formularios para pedir a un determinado servicio que borre tus cuentas. En otros, ese formulario no existe, así que te explicará todos los pasos para conseguirlo hablando por teléfono con algún responsable. En una pequeña cantidad de ellos no hay nada que hacer, pues ni siquiera te ofrecen la posibilidad de darte de baja.

La web Techcrunch ha probado el proceso de anulación en todos ellos, y ha descubierto que el 25% de estos 40 servicios punteros de Internet no te permiten desvincularte de forma indirecta, mediante formulario o email. Al contrario, te exigen que hables con un responsable del Servicio Técnico para que intentes convencerle de que te dé de baja. En el 10% de todos ellos, ni siquiera hay opción de borrar las cuentas.

¿No debería existir la misma reciprocidad entre la creación y el borrado de una cuenta? Si tardas segundos en apuntarte a un servicio e Internet, ¿por qué te cuesta días o largas explicaciones telefónicas borrarte? Si las cuentas son de uso privado y el contenido no interesa a la compañía, ¿por qué tantas trabas para eliminarlo?

Las causas son múltiples... Publicidad, justificación ante los accionistas e inversores (la cantidad de cuentas, aunque no se usen, son importantes por razones de marketing o para tranquilizar a los accionistas), así como la esperanza de que te arrepientas y vuelvas a usar tu cuenta algún día.

Es hora de que los legisladores tomen las riendas y se den cuenta que el derecho del individuo a decidir qué hacer con sus datos personales está por encima de los intereses particulares de las empresas. ¿Se hará realidad algún día?