A la carcel por dar "Me gusta" a contenido blasfemo en India

India facebook

Parece que en India hay que andarse con mucho cuidado con lo que uno hace, al menos en els estado de Karnataka, al suroeste del país. Allí, el cuerpo de policía con el respaldo del gobierno publicó un aviso para los habitantes de la ciudad de Belgaum. En el anuncio se informaba de que vigilasen lo que se publicaba, compartía o "likeaba" en redes sociales, ya que estaría penado por la ley y podría conllevar cárcel. 

"Los ciudadanos estan advertidos de no sibir, modificar, compartir o dar a "me gusta" imágenes, vídeos o mensajes maliciosos a traves de cuaquier medio con intención de herir los sentimientos religiosos, con intención o sin ella. Dichas personas serán castigadas bajo la sección 66 (A) del Acta de Tecnología de la Información y la sección 153 (A) del código penal indio". 

Y como si no bastase con eso, añadían un número de teléfono, un correo electrónico y una cuenta de Facebook para que quien presenciase tales actos en su timeline pudiese denunciarlos a la policía. 

La tradición India es bastante atecnológica. Su Primer Ministro no tiene ni email, ni teléfono móvil. 

A primera vista, parece algo atroz y tremendamente opresivo por parte del gobierno, pero conviene parar un momento a analizar la situación en India. Allí conviven prácticamente en paz unas cuantas religiones sin muchos puntos en común: el budismo, el hinduismo, el yainismo, el sijismo, el catolicismo y el islam, entre otros. 

Efectivamente, en temas religiosos hay momentos en que la tensión se podría cortar, pero por lo general se trata de una coexistencia pacífica. Probablemente, el objetivo de la policía al instituir estas normas es la de cortar de raiz los posibles discursos discriminatorios que, gracias a Internet, se pueden distribuir anónimamente y sin consecuencias por las redes. 

Lo que no terminamos de tener muy claro es si se trata de la mejor medida que la policía tenga la posibilidad de encerrar a un hombre 90 días en la cárcel por dar "me gusta" a una publicación que se pudiese considerar ofensiva.