China llega a la Luna, 40 años después de los soviéticos

El Conejo de Jade, el robot chino enviado a la Luna, ya pasea por su superficie.

Si China necesitaba un símbolo para demostrar su condición de superpotencia mundial, ya lo tiene: Yutu, el Conejo de Jade, paseándose por la superficie lunar.

Según informa la Radio Internacional China, a las 21:11 de ayer sábado 14 de diciembre de 2013, la sonda Chang'e-3 aterrizaba suavemente en Sinus Iridu, o Bahía de los Arco Iris, en la Luna, casi cuatro décadas después de que lo hiciese el último módulo lunar soviético, en 1976.

La República Popular China se convierte así en el tercer país del mundo que aterriza una nave no tripulada en la Luna, tras Estados Unidos y la Unión Soviética.

En la antigua mitología china, "Yutu" era el conejo blanco mascota de la diosa de la luna Chang'e. El nombre del vehículo lunar fue elegido a través de una encuesta en línea que recogió millones de votos de gente de todo el mundo. 

Esta es la primera imagen de la superficie lunar que la sonda ha enviado a la Tierra:

China aterriza en la Luna

A las 3:10 de la madrugada del domingo, el vehículo lunar Yutu comenzó a desplegar su panel solar para iniciar su andadura. A las 4:06 descendió por la rampa para posarse en la superficie lunar:

Yutu toca la Luna

En este vídeo puedes ver la secuencia fotográfica completa:

La sonda y el vehículo lunar se fotografiaron entre sí, antes de iniciar diversos experimentos científicos, cada uno por su cuenta.

El vehículo explorador mide 1,5 metros de largo con las dos alas desplegadas, y tiene una altura de 1,1 metros. Pesa 140 kilogramos. Es un robot altamente eficiente controlado por el Centro de Control Aeroespacial de Beijing. Enfrentará desafíos, incluidas las diferencias de temperaturas de más de 300 grados centígrados en la Luna.

Las tareas de Yutu incluyen estudiar la estructura geológica de la luna y las sustancias de la superficie, así como buscar recursos naturales. El módulo de descenso realizará exploraciones a su alrededor durante todo un año. Por vez primera, se va a utilizar un radar capaz de estudiar las capas internas bajo la superficie de la Luna.

Aunque explorar nuestro satélite no es demasiado relevante científicamente, porque no se espera encontrar ninguna sorpresa, sí lo es todo lo que rodea al propio alunizaje.

Es una demostración de poder económico y tecnológico que afecta a las relaciones diplomáticas. A China también le sirve para probar tecnologías relacionadas con las comunicaciones que después se aplicarán a satélites y transmisiones terrestres.

Nadie pone en duda que el país asiático será la gran superpotencia del siglo XXI. Con más de 1300 millones de habitantes y una economía cada vez más abierta, China evoluciona técnológicamente a un ritmo frenético, dejando atrás los tópicos de la imitación o la fabricación de baja calidad.

¿Conoces cuales son los mejores móviles chinos de 2013?

Cada vez más presentes en áreas como la telefonía, los ordenadores o la locomoción, las marcas chinas mejoran a pasos agigantados la calidad de sus artículos, sin olvidar que buena parte de las componentes de los productos de Apple, Sony u otras marcas, están fabricados en el país asiático.