Cinco taxistas detenidos por perseguir a conductor de Uber

Cinco taxistas detenidos por perseguir, provocar un accidente y amenazar a conductor de Uber.

La tensión crece entre los taxistas y los conductores de Uber tras el incidente que ha tenido lugar esta madrugada en Madrid.

Según informa 20minutos.es, cinco taxistas madrileños fueron detenidos la madrugada del sábado 22 de noviembre, en Moratalaz. El informe policial indica que supuestamente persiguieron a un conductor de Uber, al que provocaron un accidente, con daños en su vehículo, y después lo amenazaron de muerte.

Según un miembro de la Asociación Élite Taxi los implicados han sido puestos en libertad con cargos, por daños y amenazas. Sin embargo, aseguran que no persiguieron, sino que siguieron al conductor de Uber para denunciarlo a la policía. Pero lo cierto es que, a día de hoy, Uber es legal en España, y así funciona en Madrid y Barcelona.

La realidad es que ni las propias autoridades saben cómo tratar este asunto, con posiciones opuestas en países como Estados Unidos o Reino Unido, en donde se permite, o en Alemania, en donde se acaba de prohibir.

Uber se estrena en Madrid y Barcelona

En España el Ministerio de Fomento emitió un comunicado el pasado 10 de junio indicando que "sancionará a las empresas que ofrezcan servicios de transporte con ánimo de lucro".

Sin embargo Uber, un servicio de conductores particulares, se escuda en que la ley permite cobrar a particulares únicamente las dietas y los gastos de transporte, y eso es lo que cobra Uber. El 20% se lo queda ella, y el 80% el conductor particular.

Los taxistas la acusan de competencia desleal e intrusismo, pues ellos tienen que pagar una licencia de 155.000 euros, un seguro a todo riesgo, impuestos, y pasar todo tipo de controles, y en cambio los chóferes privados sólo necesitan el carné de conducir y un seguro estándar, por eso pueden cobrar menos.

Algunas asociaciones de taxistas han decidido denunciar a todos los conductores de Uber con los que se cruzan transportando gente, motivo que podría haber dado lugar a la supuesta persecución que ha terminado con los cinco taxistas madrileños detenidos.

Un feo asunto que exige que las autoridades definan claramente las leyes, antes de que ocurra una desgracia.