Cómo aumentar la señal WiFi y mejorar tu conexión inalámbrica

conexión inalámbrica

Hoy en día en gran parte de la geografía nacional es relativamente sencillo disponer de una buena conexión a Internet.

La implantación de las redes de ADSL y fibra óptica en los grandes núcleos de población, ha facilitado el acceso a la red con unas velocidades de conexión más que notables.

Pese a ello, son muchos los que se quejan del rendimiento de su conexión a Internet, sobre todo cuando se conectan vía inalámbrica, y no saben qué hacer para mejorar y aumentar la señal Wi-Fi en casa.

Existen muchos métodos para conseguirlo, desde recurrir a un amplificador o repetidor de señal Wi-Fi (para lo cual puedes incluso utilizar incluso un router viejo), comprar una antena Wi-Fi externa, o cambiar el router de tu proveedor por uno más potente.

También hay soluciones caseras para mejorar la intensidad de la conexión inalámbrica, como utilizar una lata de cerveza o una olla de cocina.

No todos los routers son iguales

De todos los dispositivos inalámbricos implicados de una u otra forma en tu red Wi-Fi, posiblemente el más importante sea el router. Sobre él recae la responsabilidad de redirigir el tráfico de los diferentes dispositivos inalámbricos conectados, pero también de optimizar las conexiones Wi-Fi para ofrecer la mejor velocidad, cobertura y estabilidad posible a tu red Wi-Fi.

Por desgracia, los routers que suministran las operadoras, a pesar de ser suficientes para establecer una red Wi-Fi básica, no son el componente ideal para conseguir una red Wi-Fi con las mejores condiciones de calidad y cobertura.

De todos los dispositivos inalámbricos implicados de una u otra forma en tu red Wi-Fi, posiblemente el más importante sea el router

Esto significa que, utilizando un router de calidad, en un mismo espacio (por ejemplo, una casa de tamaño mediano) y situando el router en la misma ubicación, podrías conseguir que tu red Wi-Fi llegue a todas las habitaciones con mayor potencia de señal, mayor velocidad, haciendo su conexión más estable y solo sustituyendo un componente en tu red.

Esto es posible gracias a que un router de buena calidad incorpora sistemas internos de optimización de los canales y bandas de frecuencia y está dotado de mejores antenas y componentes más eficientes que los que acostumbran a incorporar los routers que facilitan las operadoras que te suministran el acceso a Internet.

Reubica tu router

La señal inalámbrica que emite tu router pierde intensidad con la distancia y al encontrarse con determinados materiales habituales en la construcción de tu casa, por lo que, cuanto mayor sea la distancia entre tu ordenador o dispositivo portátil y tu router, menor será su cobertura y se reducirá la velocidad de acceso.

Una práctica habitual en muchos hogares es la de situar el router en el lugar de la casa donde mejor le ha convenido al técnico de la compañía hacer la instalación de tu conexión de Internet. Pero, tal vez, esta no sea la ubicación ideal para proporcionar la mejor cobertura para tu casa.

saber la dirección IP de tu router Wi-Fi

Lo ideal es que el router se sitúe lo más cercano al centro de la casa y lo más cerca posible del ordenador o dispositivo principal desde el que se van a realizar la mayoría de las conexiones.

De ese modo te aseguras de dos cosas. Por una parte, que el ordenador o dispositivo desde el que habitualmente accederás a internet, siempre tendrá la mejor cobertura y, por lo tanto, la mejor velocidad de acceso posible.

La señal inalámbrica que emite tu router pierde intensidad con la distancia.

Por otro lado, al situar el router en una ubicación cercana al centro de tu casa, te aseguras de que la cobertura inalámbrica en el resto de estancias es la adecuada, evitando tener que instalar extensores de señal Wi-Fi por haber instalado el router en uno de los extremos de tu casa.

Aleja tu router de las interferencias

Algunos usuarios tratan de disimular la presencia del router ocultándolo en el interior de muebles o detrás de otros aparatos electrónicos. Craso error.

Como ya hemos comentado, la señal inalámbrica que emite tu router es susceptible a perder intensidad cuando se encuentra con algunos elementos presentes en la construcción de tu casa, pero también con otro tipo de barreras como las interferencias electromagnéticas que producen aparatos como los hornos microondas, las bases de los teléfonos fijos inalámbricosu otros aparatos electrónicos.

Algunos usuarios tratan de disimular la presencia del router ocultándolo en el interior de muebles o detrás de otros aparatos electrónicos.

Además, para mejorar y aumentar el WiFi en casa, conviene que el router se encuentre en una posición elevada y lo más cercana posible al techo. De ese modo conseguirás reducir al mínimo las interferencias con otros dispositivos electrónicos.

Ajusta la orientación de las antenas

La orientación de las antenas del router también contribuye a mejorar la cobertura Wi-Fi en tu casa.

Como norma general, en las fotos de producto de los routers, sus antenas aparecen orientadas en posición vertical. A pesar de que estéticamente pueden quedar impresionantes, no siempre es la mejor opción.

De hecho, en caso de contar con más de una antena (algo habitual en los routers actuales), se recomienda que una de ellas se oriente de forma horizontal quedando paralela al router, mientras que la otra es conveniente orientarla en vertical quedando perpendicular al router y formando un ángulo de 90° entre ambas.

La orientación de las antenas del router también contribuye a mejorar la cobertura Wi-Fi en tu casa.

De ese modo, se amplía el rango de emisión y recepción de la señal Wi-Fi y se mejora la calidad y estabilidad de las conexiones.

Cambia el canal de tu red Wi-Fi

Otro problema habitual es que en muchos casos la baja velocidad o los cortes en la conexión, no tienen nada que ver con el rango de cobertura de la señal o con la calidad de los componentes de tu router, por lo que los métodos para mejorar la intensidad Wi-Fi comentados no sirven de mucho.

Cómo descubrir si tu vecino te está robando el Wi-Fi

Un problema bastante común en las ciudades es la masificación del espectro de frecuencias. Es decir, que tanto tu router como el de todos tus vecinos, emitan en el mismo canal de frecuencia.

Un espectro sobresaturado con decenas de redes puede provocar que, pese disponer de una intensidad de señal adecuada, ésta no se vea reflejada en un tránsito de datos eficiente.

Si estás en esta situación no te preocupes, ya que te proponemos un par de sencillos trucos que te ayudarán a mejorar la calidad de tu conexión sin cables.

Para solucionarlo y recuperar la calidad en la conexión de tu red inalámbrica, lo único que tendrás que hacer es cambiar el canal en el que emite tu router por otro menos colapsado.

Un problema bastante común en las ciudades es la masificación del espectro de frecuencias.

Para ello recurriremos a la aplicación gratuita Wi-Fi Analyzer para Android, con la que podrás analizar las redes que tienes a tu alrededor para, en base a esos resultados obtenidos, cambiar el canal que utiliza tu router desde sus opciones de configuración, por uno que esté menos saturado.

Convierte un viejo router en un repetidor Wi-Fi

Si tu casa consta de varias plantas, es posible que, a pesar de que en toda la planta donde tienes el router cuentes con buena cobertura de red, en la planta superior no sea posible conectarse. Esto es debido a que los routers domésticos están diseñados para extender su frecuencia en el mismo plano y con una cierta tendencia hacia abajo, como si fuera un paraguas, y no hacia arriba.

FRITZ!Box 4020, el mini router que extiende tu red inalámbrica

Tal vez no lo sepas, pero si tienes un viejo router Wi-Fi que ya no uses, puedes configurarlo para que actúe como un extensor de tu red Wi-Fi que puedes conectar a tu router principal para conseguir que su cobertura Wi-Fi llegue a todos los rincones de tu casa.

Bastará con modificar algunas configuraciones de tu antiguo router para que, en lugar de actuar como punto de acceso, lo haga en modo “Bridge” o, lo que es lo mismo, como un repetidor de la red Wi-Fi del router principal, duplicando la distancia de cobertura.

Si tienes un viejo router Wi-Fi que ya no uses, puedes configurarlo para que actúe como un extensor de tu red Wi-Fi .

No todos los modelos de router permiten esta configuración como repetidor, pero muchos de los routers con menos de cinco años permiten configurarse de este modo, evitando así tener que comprar un dispositivo extensor para tu Wi-Fi.