Cómo ha cambiado el comercio electrónico nuestros hábitos

Hábitos comercio online

Según la Comisión Europea, de los 529 millones de internautas europeos, casi la mitad ya son usuarios del comercio electrónico, en concreto, 250 millones. 

En España, este sector alcanzó un volumen de negocio de 2.822,6 millones de euros durante el primer trimestre de 2013 y se calcula que más de una cuarta parte de los internautas (el 22%) realiza alguna compra online todas las semanas, y eso que estamos por debajo de la media de nuestro entorno.

En Dinamarca o Reino Unido más de las tres cuartas partes de su población ha realizado algún tipo de compra online, según datos de Eurostat. Una penetración que se entiende mejor si se tiene en cuenta que en estos países está asentada desde hace tiempo la venta a distancia.

Cambio de hábitos

Cifras aparte, es indudable que ya no compramos de la misma manera que antes. “Hace unos años comprar algún producto por Internet era algo puntual, fuera de lo normal, y los motivos de hacerlo generalmente eran que no se podía encontrar en las tiendas locales o que había un ahorro muy significativo en el precio”, nos comenta Javier Carbonell, autor del informe "Sociedad de la Información en España", de la Fundación Telefónica. “Ahora el comercio electrónico se ha convertido en una opción más, un canal que muchos ciudadanos consultan antes de cualquier compra y que compite con el formato tradicional”.

La comodidad, el precio y el ahorro del tiempo son las principales razones que esgrimen los consumidores que lo usan, más de la mitad hombres de entre 25 y 44 años que viven en zonas urbanas. Compramos, sobre todo, productos que tienen que ver con el ocio y los viajes: billetes para el transporte, reservas de alojamiento y entradas a espectáculos, en este orden. Y cuando se trata de artículos físicos, el sector de la moda arrasa, incluida ropa, calzado y material deportivo.

Compras online en cifras

Todavía no se fían

Pero a pesar del buen comportamiento del sector, incluso en la actual coyuntura económica, todavía hay mucho camino por andar. “La proporción del comercio electrónico con respecto al tradicional sigue siendo muy baja. En España representa un 5% del volumen total”, puntualiza Carbonell.

Junto a los asiduos del comercio electrónico, también hay una importante proporción de consumidores que nunca ha utilizado las compras online, a pesar de que sí son usuarios de Internet. Suponen el 44,3% de los internautas, según el “Estudio sobre comercio electrónico B2C 2012”, del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y Sociedad de la Información,  ONTSI)  Siguen prefiriendo los canales tradicionales porque, sobre todo, les gusta ver lo que compran, pero también porque no se fían.

Si usas habitualmente el comercio online, estos son tus derechos como consumidor digital

El miedo a dar sus datos personales, no considerarlo un medio seguro y la desconfianza en los métodos de pago son las principales barreras que les impiden dar el paso. La seguridad está en el centro de todas sus dudas, pero no sólo de los no compradores, el 87% de los españoles que sí lo son la considera uno de los principales criterios a tener en cuenta a la hora de escoger una tienda online u otra.

Afortunadamente, a mediados de junio entró en vigor una nueva normativa sobre los derechos de los consumidores que, aunque no recoge un apartado específico sobre comercio electrónico, sí incluye aspectos que le afectan, como la obligatoriedad que tienen las tiendas online a partir de ahora de describir con más claridad las características del producto y servicio que venden y el precio final de la compra. Además, se amplía el plazo de devolución de 7 a 14 días, una reclamación manifestada por la mayoría de los compradores online.

De compras con el móvil

Un impulso más para favorecer el crecimiento de las compras online está en ese dispositivo del que nos cuesta tanto separarnos: el móvil. Eso sí, cuando recurrimos a él lo hacemos de manera diferente a cuando utilizamos un PC.

“El ordenador personal se utiliza en las ocasiones que es necesario consumir una gran cantidad de información, mientras que el smartphone está más asociado a esa necesidad de tener las cosas inmediatamente, podemos decir que nos estamos volviendo unos impaciente crónicos. El caso del tablet es intermedio entre uno y otro”.

 

Compras con el móvil

Según Google, el 58% de los españoles con smartphone lo utiliza en sus compras, justo en el tiempo que transcurre desde que se empieza a pensar en el producto hasta que lo compra. Lo hacemos, sobre todo, para consultar precios. Todavía son pocos los que terminan materializando el proceso en este dispositivo, “cosa que sólo sucede con el 25% de los usuarios”, especifica Carbonell.

“Para el futuro su papel seguirá incrementándose. El móvil se ha convertido en una especie de asistente que nos coloca todo el mundo comercial al alcance de la palma de nuestra mano. Vemos incluso a personas en las propias tiendas consultando información de los productos que está viendo y en ocasiones comprando online”. Un cambio de hábitos al que no nos está costando nada adaptarnos, y que probablemente nos brindará oportunidades que ni siquiera imaginamos.

 

¿Qué tipo de comprador eres?

En IAB Spain han analizado nuestros hábitos de compra online y así es cómo somos

Tradicional offline
  • Comprador de moda, libros y CDs (categorías típicas offline)
  • Más mujeres (57%), de 40 a 55 años (41%), con estudios primarios/secundarios (42%) o superiores (58%)
  • Mayor presencia de amas de casa (21%)
  • Poco activos en redes sociales (2,9 redes)
Puro online
  • Compradores de entradas para eventos o billetes (categorías típicas online)
  • Mayor proporción de mujeres (64%) y gente mayor (45%), con estudios superiores (54%) y activas laboralmente (64%)
  • Actividad promedio en redes sociales (usa 3,0 redes en promedio)
Intenso
  • Es el comprador más activo. Compra en TODAS las categorías por encima el promedio
  • Más hombres (60%) de 16 a 30 años (37%), con estudios primarios/secundarios (51%) o superiores (49%) y en su mayoría actualmente trabajando (73%)
  • Muy activos en redes sociales (4,9 redes)
Tecnológico
  • Compradores de tecnología (ordenadores, consolas, móviles) y apps
  • Más hombres (65%) de 16 a 30 años (39%), con estudios mayormente primarios/secundarios (60%)
  • Mayor presencia de parados (29%)
  • Bastante activos en redes sociales (3,8 redes)
  • El gasto promedio por compra más alto