Consejos y trucos para usar bien Twitter y no meter la pata

Metedura de pata Twitter

Por todos son conocidas las meteduras de pata en Twitter de David Bisbal, Toni Cantó o Sergio Ramos.

Cualquiera de ellos ha dicho en alguna ocasión lo que no debe, y lo peor, utilizando un espacio en el que determinados comentarios se propagaban a una velocidad incontrolable. Los “tuiteros” son implacables, y los famosos se ven acorralados en su propia red.

Detrás de estos sonoros patinazos, normalmente hay un desconocimiento sobre cuál es la mejor forma de usar esta red social y, por ende, de gestionar la identidad digital. “En la mayoría de los casos falta mucha formación en redes sociales, sobre cómo funcionan, protocolos, herramientas y, sobre todo, como concepto de comunicación”, apunta Antonio Domingo, consultor y formador en Social Media, que dedica en su blog una entrada a este tema. 

Y apunta a uno de los problemas a los que se tienen que enfrentar políticos, deportistas y famosos de toda índole: “algunos tienen el ego tan inflado que les hace creer que tienen derecho a decir cualquier cosa y los demás la obligación de aplaudir digan lo que digan. Cuando ven que les critican por su metedura de pata, se sienten atacados y perseguidos, y se les nubla la visión”.

Las meteduras de pata más sonadas en Twitter de políticos, deportistas y famosos

Un ejemplo de esto es la polémica protagonizada por la cantante Amaia Montero (@AmaiaMontero) tras publicar el tuit “A veces cuando las mujeres dicen ‘no’, solo quieren ver lo que serías capaz de hacer por ellas”. Ante la avalancha de críticas que recibió, empezó a publicar comentarios como “Descubrimos lo grandes que somos cuando gente que ni siquiera nos conoce nos critica”.

David Bisbal (@DavidBisbal) y su famoso "Nunca se han visto las piramides de egipto tan poco transitadas, ojala que pronto se acabe la revuelta” es uno de los tuits más recordados entre las meteduras de pata de los famosos en Twitter, probablemente por ser de las primeras.

Las críticas se dispararon en pocos segundos, a las que el cantante respondió con “el insulto es lo único que os queda, bueno y también mucho tiempo libre”. Aunque más tarde admitió lo poco afortunado de su comentario y pidió disculpas. Algo que, según los especialistas, es lo que hay que hacer.

Iker Casillas la lía en twitter

Metedura de pata Twitter Bisbal

Cuanto antes, ¿mejor?

El problema de las redes sociales, y de Twitter en mayor medida, es la instantaneidad. Antes se daban ruedas de prensa, se concedían entrevistas a los diferentes medios, etc. Todo era mucho más meditado y preparándolo con tiempo, se hacía mucho más despacio y por tanto era más difícil que esto ocurriera”.

Aquí Antonio Domingo da en el clavo: parece que la inmediatez prevalece sobre cualquier otro criterio a la hora de realizar un comentario en las redes sociales. Antes se reflexionaba más antes de expresar una opinión, había que dar la cara cuando se hacía, no nos parapetábamos detrás de una pantalla.

Cazorla mete la pata en Twitter al burlarse del Tottenham y después pide perdón

Tras meter la pata y ser vapuleados públicamente, muchos de estos tuiteros con relevancia pública deciden abandonar la red social. Esto ocurre sobre todo con los políticos. Si entras en la cuenta de la vicepresidenta del PSOE, Elena Valenciano (@ElenaValemciano), o del exdirector adjunto de Marca España, Juan Carlos Gafo (@jcgafo), verás que han cesado completamente su actividad. En el caso de Fátima Báñez, su perfil @FatimaBanez simplemente ya no existe.

Una actitud distinta es la de Toni Cantó (@Tonicanto1). El actor y diputado de UPyD se ha convertido más de una vez, y de dos, en tendencia (“trending topic”) en Twitter por sus comentarios poco afortunados. Lejos de abandonarla, es un asiduo usuario de ella. De hecho, en las listas que esta red social elabora sobre las tendencias del año, Toni Cantó ocupa el número 1 en la categoría de política en 2013.

Metedura de pata Twitter FBañez

Cómo usar bien Twitter

Contraproducente o no, lo que hay que tener claro es que hay que ser responsable de lo que uno dice, sea cual sea el espacio donde emitamos nuestras opiniones. Y tener una cuenta en Twitter implica aceptar un protocolo implícito que supone practicar ciertos códigos de actuación en la interacción con el resto de usuarios. Si seguimos unas sencillas reglas, será más difícil que metamos la pata, y echemos nuestra reputación por tierra.

Clara Varela, Social Media Strategist de la agencia de comuncación Coonic, nos propone seguir estos 10 consejos, también válidos para “celebrities”: 

1. Hacer menciones a las fuentes de información vía @xxx, RT (retuiterar) cuando nos mencionan, responder a aquellos que interactúan con nosotros, hacer un Fav (sería como el like de FB) cuando un tuit de alguien a quien seguimos nos gusta de verdad.

2. Evitar el autobombo. Es cierto que a todos nos gusta comentar lo que hacemos o dejamos de hacer…pero hablar de nosotros en exceso nos puede alejar del resto de usuarios.

3. Hacer un buen uso de los enlaces mediante su acortamiento y trackeo. Así facilitaremos que el resto de usuarios nos tuiteen y podremos ver qué publicaciones tienen mejores resultados. Esto se puede gestionar a través de Hootsuite, que nos permite una gestión plenamente integrada, o bien, utilizar acortadores como bit.ly.

4. Es importante interactuar con el resto de usuarios, demostrar mediante RTs o iniciando hilos de conversación con aquellos usuarios que le son afines.

5. Hay que tener claro cómo interactuamos con los otros usuarios. Dependiendo del tipo de información que intercambiemos, debemos analizar si utilizamos una respuesta o un DM (mensaje privado), o incluso contactar con el usuario por otro medio.

Cristiano Ronaldo, Twitter y el lío de los calzoncillos, ¿qué pasó?

6. ¿Debemos seguir a todo aquél que nos sigue? La respuesta es no. Lo coherente es que sigamos a aquellas personas que nos interesan y de las que queremos estar informados cuando entremos en nuestro timeline.

7. No es recomendable activar respuestas automáticas. Seguro que alguna vez os ha pasado que habéis seguido a alguien y os ha llegado un DM con un agradecimiento. Esto lo único que produce es sensación de cuenta poco humanizada.

8. No está bien hacer RTs de uno mismo. Si queremos repetir una información a lo largo de tiempo, la volvemos a escribir y aportamos un valor diferente.

9. Los hashtags son útiles, nos ayudan a adherir nuestro tuit a temas y conseguir visibilidad, pero abusar de ellos es un error de tipo estético que en el que no se debería incurrir.

10. Evitar entrar al trapo ante comentarios de usuarios que están en nuestra contra. Son conocimos como trolls. Si contestamos a sus provocaciones estaremos engordando una conversación absurda.

Los carteles que aparecen en este artículo han sido diseñados por Método de Comunicación inspirados en las meteduras de pata de políticos y personalidades públicas. Puedes ver más aquí.