¿Reservas tus vacaciones online o todavía no te fías?

debate vacaciones online

Aunque hace años que podemos reservar nuestras vacaciones completamente online, ya sea por nuestra cuenta o a través de alguna agencia de viajes en Internet, todavía hay mucha gente que prefiere acercarse a una agencia de viajes tradicional, 'física', para planear sus días de descanso.

¿Tú qué prefieres? Recuerda que las mejores respuestas saldrán publicadas en el próximo número de nuestra revista, Computer Hoy.

Mila Lavín

Ambas. Mentiría si no dijera que a día de hoy todavía me acerco a una agencia para que me haga todo el papeleo del viaje. Pero si hablamos de compra de billetes de avión o tren, e incluso alguna escapada de fin de semana, entonces Internet es mi gran agente de viajes.

Rápido, sin intermediarios, con opiniones sobre el lugar, y con posibilidades de cancelar previo aviso. Eso sí, no todas las agencias online funcionan igual de bien. Y este es uno de los principales motivos por los que aún me acerco a una agencia tradicional. Para poder tener una cara física a la que quejarme amargamente (si es necesario, claro)...

Carlos Gombau

He de reconocer que cada vez me da más pereza realizar cualquier tipo de gestión de forma presencial. Y la contratación de un viaje es una más.

Y no por el trato del agente de viajes pertinente, sino más bien por el trajín que supone ir hasta la agencia a por el catálogo en cuestión (manejar los cientos de páginas que agrupan sus homólogos digitales en PDF es bastante pesado), volver a casa a ojearlo durante días para, de nuevo, volver a la agencia y que te digan que, o no quedan plazas, o que te enviarán por correo un presupuesto porque el operador no responde. Y es que, para eso, ya hago yo la gestión en casa, con información sobre la disponibilidad en tiempo real y, además, la posibilidad de filtrar destinos por un sinfín de opciones con tan solo hacer un click de ratón.

Eso sí, hasta el día de salida siempre quedará la duda de la fiabilidad de la oferta o de las opiniones de otros usuarios. Y es que para eso la agencia de confianza de toda la vida -y el agente que ya es como de la familia-, no tiene igual.

Tomás González

Online siempre. Habitualmente husmeo el escaparate de la Red para decidirme por el destino, busco lugares con un número razonable de opiniones de usuarios -aunque un alto porcentaje de las opiniones las firma gente que ha pagado por su alojamiento 10 euros/noche en pensión completa y se quejan de la variedad del bufé-, calculo concienzudamente cada uno de los detalles y, como era de esperar, a continuación escojo la opción menos documentada, más peregrina y con mayor riesgo de arruinar mi descanso.

Así es como se disfruta, desde tiempos inmemoriales, del veraneo y las vacaciones. 

Miguel Martínez

Recientemente, por motivos personales he comprobado cómo, a la hora de reservar un viaje, una oficina física puede generar tanta o más desconfianza que una página web dedicada a ofrecer el mismo servicio.

Por este motivo, y pese al típico par de dudas de primerizo, siempre suelo reservar mis viajes a través de la web, procurando que sea siempre la misma, o al menos teniendo referencias de personas de confianza.

Hasta el día de hoy, nunca he tenido grandes problemas a la hora de formalizar un viaje de forma online. El proceso de cancelación o resolución de dudas que puedan surgir en el proceso de reserva se encuentran al mismo nivel que el de las oficinas físicas y, en la mayoría de ocasiones, he logrado ahorrar algún que otro dinerillo.

 

Alberto Martín

Quizá sea por edad, pero no recuerdo haberme acercado jamás a una agencia de viajes física para reservar un viaje o un paquete vacacional. Siempre lo he hecho por Internet, y normalmente por mi cuenta, junto con amigos, sin necesidad de acudir a una agencia de viajes concreta.

Imagino que habrá viajes más complicados de organizar y otros más sencillos. No te vas a ir a recorrer Mozambique con la mochila reservando en Airbnb, habrá que organizar algo, y tendrá que hacerlo un profesional.

Eso sí, para viajes más sencillos, si me puedo saltar un intermediario, mejor. Hoy en día, con Tripadvisor, Kayak y similares, la tarea es tan sencilla que no me planteo pagar más para que alguien me lo dé todo hecho.