Duxter, un LinkedIn para Gamers

duxter red social gamer

De las pocas cosas de las que se está segura en la industria de los videojuegos, es de su contínuo crecimiento. Muy pocos le hacemos ascos al entretenimiento, específicamente digital y tecnológico. Y es que, aunque hablemos de distintas plataformas o dispositivos, tener un juego al que echarse unas partiditas no distingue entre sexo y edades.

Así de claro lo ha visto Adán Lieb, fundador y CEO de Duxter, una comunidad online dirigida para jugones. Algo que a priori no parece nada nuevo, sí que lo puede ser si nos dicen que tiene mucha similitud a LinkedIn. Duxter es un lugar de reunión para quienes entienden los videojuegos como forma de vida. Un espacio donde todos esos pequeños avatar que vemos en los foros de internet tienen su espacio personal donde exponerse cual escaparate. Como curiosidad, algo que no cambia ni en una red social que se compara a LinkedIn es que los jugones sigan poniendo los avatar de sus personajes de juegos favoritos.

¿Qué se puede hacer en Duxter? Lejos de etiquetarlo meramente como un foro de jugones, en Duxter se puede conocer gente real en base a los juegos con los que pasan horas.  Como en todas las redes sociales, cada uno pone la información que le interesa para establecer contacto con otras personas con las mismas inquietudes. Y por ello, sobra decir que pueden seguir personas, pero también páginas, grupos de personas y juegos que seguir (por ejemplo el Call of Duty 4 o Angry Birs) y ver todas sus actualizaciones.

Aunque el interfaz es muy limpio, navegar por Duxter me pareció - crítica constructiva ya que está en versión Beta - un poco caótico. Se pueden enviar mensajes a otros usuarios, participar en foros y juegos y recibir premios por ello. Lo cierto es que me pareció un lugar que integra todos los recursos que han estado utilizando los gammers para comunicarse y compartir durante todos estos años en los que los videjuegos se han popularizado más. No obstante, la empresa de Seatle, tiene mucho recorrido por emprender antes de que se convierta en el LinkedIn de los jugones.