Espías británicos atacaron redes de Anonymous y LulzSec

Espías británicos realizaron ataques hacker contra Anonymous y LulzSec

Según nuevos documentos de Edward Snowden, que en esta ocasión saca a la luz NBC News (vía Gizmodo), espías gubernamentales utilizan las mismas armas que los hackers, para atacarlos.

En dichos documentos supuestamente se revela cómo el grupo JTRIG, perteneciente a la agencia de espionaje británica GCHQ, realizó ataques hacker a redes de Anonymous y LulzSec, para romper sus comunicaciones.

Instalaciones del GCHQ

Anonymous está formada por hackers hetereogéneos, que a veces actúan por su cuenta, cuyas acciones están encaminadas a defender la libertad de expresión, la privacidad , e Internet libre.

10 años de cárcel para Jeremy Hammond, hacker de Anonymous

LulzSec es un grupo de hackers de élite, más pequeño y más coordinado. Se le atribuye el ataque a Sony que robó millones de cuentas de usuarios de PlayStation. Supuestamente, en 2011 dejaron de atacar a empresas y multinacionales.

Según los documentos filtrados,  en 2011 los espías británicos llevaron a cabo ataques de denegación de servicio DDoS contra las redes de chat de Anonymous y LulzSec, para intentar cortar sus comunicaciones. Incluso se hicieron pasar por miembros de Anonymous para infiltrarse en el grupo hacker.

La operación, de nombre Rolling Thunder, era una respuesta al ataque que Anonymous realizó sobre PayPal, en donde supuestamente se pusieron en peligro millones de cuentas de usuarios.

Es la primera vez que se revela la existencia del grupo JTRIG, una sección de élite de los espías británicos que utiliza técnicas propias de hackers: ataques a redes de ordenadores por desbordamiento, pinchazos telefónicos, hackeo de emails y dispositivos informáticos, e infiltraciones en grupos enemigos, haciéndose pasar por uno de ellos.

No obstante, según los mencionados papeles, dichos ataques ocasionaron daños colaterales: "interrumpieron las comunicaciones web de disidentes políticos que no realizaban acciones ilegales, y destruyeron webs que no tenían que ver con Anonymous".

Al menos los daños colaterales de las ciberguerras no terminan con vidas humanas, como en las guerras convencionales. Triste consuelo...