Estudio revela 6 formas de usar Facebook en asesinatos

Estudio muestra cómo Facebook podría influir en asesinatos

En el primer estudio de su tipo, criminólogos de la Universidad de Birmingham City han identificado las formas más comunes en que Facebook podría influir en casos de asesinato en todo el mundo.

La investigación, publicada en el Diario Howard de Justicia Penal, miró 48 casos separados de "asesinato de Facebook" entre 2008 y 2013, categorizando seis "tipos de asesino": reactor, informantes, antagonistas, fantasioso, depredadores y impostor.

El reactor fue el tipo más común, representando el 27% de todos los casos de asesinato que involucraron a Facebook, con el perpetrador encontrando una noticia o información en el sitio y reaccionando a ella.

El informante fue el segundo más frecuente, con un 22,9% de los casos, y describe un escenario en el que el asesino utiliza la red social para anunciar sus planes o acciones.

En este escenario, la criminóloga citó el caso de Merrick McKoy, un hombre de Colorado que secuestró a su hija de dos años de su ex pareja y disparó a la cría y luego a sí mismo después de publicar el mensaje: "Te dije que no puedo vivir sin lol tu pensaste que estaba bromeando ahora Mia y yo nos despedimos perra".

El antagonista representó el 16,7% de los casos y describe incidentes en los que intercambios hostiles en línea condujeron a violencia mortal en persona.

Mata a su amiga por publicar sus fotos desnuda en Facebook.

El fantasioso incluía asesinatos en que el autor estaba usando la red social para "realizar o disfrutar de una fantasía"; el depredador utilizar la red social para atraer a las víctimas con un perfil falso; y el impostor utiliza la identidad en línea de alguien, tal vez conocido por la víctima, para obtener información acerca de ellos.

Según la investigadora principal, Dra. Elizabeth Yardley, su equipo examinó más de 1.000 informes de asesinatos de todo el mundo donde había estado involucrado Facebook, entre ellos, el caso del británico Wayne Forrester que mató a su esposa después de leer los mensajes de Facebook en el que afirmaba que quería conocer a otros hombres.

El estudio pone de relieve algunas tendencias generales en el caso, incluyendo el perfil de edad más corta de tanto la víctima como el agresor, una mayor incidencia de asesinatos-suicidios y la representación excesiva de mujeres como víctimas, pero los investigadores advirtieron contra el uso del término "asesinato de Facebook".

"Las redes sociales como Facebook se han convertido en parte integral de nuestra vida diaria y es importante hacer hincapié en que no hay nada inherentemente malo con ellas", decía Yardley. "Facebook no es más culpable de estos homicidios que un cuchillo es el culpable de un apuñalamiento - es la voluntad de las personas que utilizan estas herramientas en lo que necesitamos centrarnos", añadió.