Facebook toma medidas para acabar con el porno vengativo

Facebook pone fin al porno vengativo

Cuando la relación acaba, las fotos más picantes que has compartido siguen ahí. Y nada te asegura que la otra persona no las vaya a publicar para canalizar su ira de la forma más rastrera.

Para que esta práctica llegue a su fin, se han comenzado a implantar nuevas herramientas para controlar el porno vengativo en Facebook que permitirán denunciar fácilmente cualquier contenido sexual explícito publicado sin consentimiento.

Pero, ¿cómo funciona este control de imágenes íntimas? Lo que la red social de Zuckerberg ha incorporado es un sistema photo-matching para frustrar los intentos de publicaciones porno no consentidas en su plataforma, Messenger e Instagram. Además se han asociado a varias organizaciones de seguridad como Cyber Civil Rights Initiative y Revenge Porn Helpline que ofrecerán recursos y apoyo a las víctimas del porno vengativo en Facebook.

Móviles de menos de 200 euros más vendidos en Amazon

Cabe hacer hincapié en que la compañía recomienda que si ves una fotografía pornográfica en Facebook compartida sin permiso la denuncies a través del botón Report que aparece cuando se pulsa la flecha hacia abajo de un post o los puntos suspensivos que salen al lado.

Seguidamente la imagen es revisada por el equipo de operaciones de seguridad de la red social y si vulnera la intimidad de la persona es eliminada automáticamente. En casos extremos o de reincidencia, se desactivará la cuenta de quien está publicando las fotos.

Galería de fotosLas mejores frases y estados para Facebookver las 12 fotos

Facebook afirma que esta nueva medida es un esfuerzo para proteger a los usuarios del porno de venganza y construir una comunidad segura. "El año pasado convocamos a más de 150 organizaciones de seguridad y expertos de Kenia, India, Irlanda, Washington DC, Nueva York, España, Turquía, Suecia y los Países Bajos para obtener información sobre cómo podíamos mejorar en privacidad", declaraban los de Zuckerberg.

Los datos de 2016 confirman que esta práctica es demasiado común en internet: una de cada 25 personas declara haberla sufrido en algún momento. De todas ellas el 93% padecieron angustia emocional y el 82% dejaron de usar las redes sociales.

[Fuente: Facebook]