El filtro antiporno de Reino Unido bloquea webs de salud

El filtro para menores impuesto en UK, bloquea webs de salud

El filtro antipornografía (y antiviolencia, entre otras cosas) impuesto por el gobierno británico a todas las conexiones a Internet británicas parece que no se ha estrenado con buen pie.

Según informa The Telegraph, este filtro para menores también bloquea webs de información sexual y asociaciones de mujeres que han sufrido abusos sexuales.

Hace unos meses, el gobierno de David Cameron implantó un filtro para menores por defecto en todas las conexiones a Internet británicas, aduciendo que era vital para prevenir que los niños "se topasen de golpe con pornografía hardcore" mientras navegan por Internet.

Niña usando ordenador

Este filtro bloquea webs pornográficas, contenido "obsceno y sin gusto", webs de citas, aquellas que incitan al odio o a las autolesiones, o que tratan sobre drogas, alcohol, y tabaco.

Puede ser desactivado por un adulto con una simple llamada telefónica.

Google y Microsoft se alían para evitar los abusos a menores

Compañías como BT, TalkTalk o Sky preguntan a sus clientes si quieren activarlo. En caso afirmativo, existen tres tipos de filtros: estricto, moderado y ligero, que los padres pueden elegir según la edad de los niños y adolescentes que viven en la casa.

Sin embargo, una investigación del programa de la BBC Newsnight ha revelado que el filtro bloquea webs legítimas que tratan sobre salud sexual o ayudan a las mujeres agredidas sexualmente.

Al parecer, cada operadora usa su propio filtro, porque no ofrecen los mismos resultados. El de TalkTalk fue incapaz de bloquear el 7% de las webs pornográficas que usaron en las pruebas. El de Sky sólo dejó pasar el 1%. Sin embargo bloqueaba webs que ayudan a tratar el problema de la adicción a la pornografía.

Lo cierto es que no existe el filtro perfecto, y siempre requieren la colaboración de los usuarios, facilitando las webs legítimas que son filtradas, o las prohibidas que se cuelan, para que el propio filtro las tenga en cuenta.

El pasado mes de agosto, la Biblioteca Británica también fue noticia porque el filtro de su red WiFi local, que pueden usar gratuitamente los visitantes de sus instalaciones, bloqueaba el clásico Hamlet de William Shakespeare, al considerarlo demasiado violento.