Google y Microsoft demandarán al gobierno de Estados Unidos

Google y Microsoft demandarán al gobierno de Estados Unidos

Los escándalos suscitados por el proyecto PRISM están lejos de desaparecer. Luego de que resultó evidente que múltiples compañías del sector de la tecnología colaboraron en mayor o menor medida en los actos de espionaje del gobierno norteamericano hacia sus ciudadanos e incluso teniendo como objetivo otros países, la credibilidad de muchas de esas compañías sufrió un serio golpe. Y es claro que este es uno de los aspectos en los cuales hay que tener mucho cuidado cuando se está manejando información privada de millones de personas.

En aras de limpiar su nombre y mantener un elevado nivel de transparencia a los ojos del público, algunas de las compañías involucradas en el proceso, tales como Microsoft y Facebook, han liberado cifras globales acerca de las solicitudes hechas por el gobierno norteamericano para que revelasen información confidencial. Sin embargo, hasta ahora se les ha prohibido revelar detalles al respecto y entregar más información de la inicialmente autorizada.

Dos de las compañías más interesadas en revelar información más detallada a la que hasta ahora ha salido a la luz son Microsoft y Google. Sin embargo todas sus solicitudes han caído en oídos sordos. A pesar de que ambas empresas han argumentado que revelar información detallada serviría de manera importante para defender su reputación ante sus clientes, las agencias gubernamentales han rehusado permitir la entrega de información más granular a la provista hasta ahora.

Es posible que el proceso pase a un nivel menos amistoso, pues Google y Microsoft han anunciado que están dispuestos a demandar al gobierno federal de los Estados Unidos ya que las dos compañías "siguen preocupadas con la continua falta de voluntad del gobierno para permitirnos publicar datos suficientes en relación con las órdenes del Foreign Intelligence Surveillance Act (FISA)". Ante la posición gubernamental de que liberar esta información podría convertirse en un riesgo para la seguridad nacional, un vocero de Microsoft afirmó: "creemos que es posible publicar estas cifras de una forma que evite poner la seguridad en riesgo. Y a no ser que este tipo de información sea hecha pública, cualquier discusión acerca de las prácticas del gobierno y las obligaciones de los proveedores de servicios permanecerá incompleta".

La posición demostrada por las dos compañías es la más agresiva de entre las asumidas por las empresas involucradas en el proyecto PRISM y podría sentar un precedente respecto a la forma en que se maneja la información pertinente a los usuarios de servicios de Internet. Debemos estar atentos a la evolución de este proceso.