Google Ventures llega a Europa para apoyar a las startups

Google Ventures llega a Europa con 100 millones de dólares para invertir en startups e ideas innovadoras en los campos de la tecnología, la salud y la ciencia.

Seguro que conoces o has utilizado servicios como Uber, Pocket, o TuneIn. Son sólo algunos de los más de 250 proyectos que Google Ventures ha ayudado a hacerse realidad en los últimos años.

Google Ventures es una empresa de inversión de capital riesgo fundada por Google en 2009 cuyo objetivo es ayudar a poner en marcha ideas innovadoras y startups creadas por emprendedores que necesitan apoyo financiero y tecnológico.

Google Ventures no sólo financia compañías de tecnología, sino que también apoya proyectos de salud y ciencia.

En sus cinco años de vida ha financiado más de 250 proyectos de alto riesgo, pero muy innovadores, que los inversores tradicionales no se atreven a financiar o lo hacen en condiciones más ventajosas para ellos.

La gran ventaja de Google Ventures es que no sólo aporta dinero, sino que pone al servicio de los emprendedores toda la infraestructura de Google. Puedes pedir ayuda a sus ingenieros para que te echen una mano en ciertos aspectos de tu proyecto innovador que necesita conocimiento de alto nivel.

Del mismo modo, Google tiene acuerdos con empresas de marketing, desarrollo, búsqueda de empleados cualificados, y otros sectores, que ayudan a poner en marcha cualquier idea.

Hasta ahora Google Ventures había centrado su actividad en Estados Unidos. Pero esta mañana la compañía de Mountain View ha anunciado que Google Ventures aterriza en Europa con 100 millones de dólares en el bolsillo, listos para invertir en proyectos innovadores europeos:

Google Ventures llega a Europa

¿Cuáles son los principales proyectos de Google X?

Google Ventures instala su sede central europea en Londres, pero trabajará en toda Europa. En la nota de prensa reconoce que aquí han surgido grandes proyectos tecnológicos como Spotify, SoundCloud o Supercell, y tienen intención de apoyar otros muchos, aún por descubrir.

Se trata, sin duda, de una excelente noticia para el maltrecho tejido inversor europeo, debilitado por las crisis de los últimos años.