Un hombre compra el dominio Google.com durante un minuto

Un hombre compra el dominio Google.com durante un minuto

Sanmay Ved, ex-empleado de Google, adquirió Google.com y pudo ser su propietario durante un minuto, momento en el que Google Domains, el servicio de registro de dominios del gigante de Internet, anuló su compra. 

Así lo relata Ved en LinkedIn Pulse, donde ha publicado una crónica de lo ocurrido. Según dice, todo comenzó a las 1:20 horas del pasado martes 29 de septiembre. Él se encontraba delante del ordenador aprendiendo más sobre la utilización de Google Domains, se le ocurrió introducir Google.com en el apartado de búsqueda... Y descubrió con una enorme sorpresa que estaba disponible. 

Un hombre compra el dominio Google.com durante un minuto

Raudo y veloz, Sanmay inició el proceso de compra del dominio a través de las herramientas que ofrece la plataforma, y después de abonar 12 dólares, Google.com pasaba a ser de su propiedad. Así de rápido y sencillo. "Pensaba que en algún momento aparecería un error indicando que la transacción no se podía hacer, pero tuve la oportunidad de completar la compra", explica. 

Tras concluir el proceso, recibió dos correos electrónicos de la compañía en los que se confirmaba su adquisición, y en el panel de control de Google Console también le apareció el dominio recién comprado para que lo pudiese administrar. 

Sin embargo, su gozo no iba a durar mucho. Un minuto después llegaba a su bandeja de entrada un e-mail de Google Domains donde se le informaba de la compra había sido cancelada, y el servicio le devolvió a su cuenta los 12 dólares que había pagado.  

Sanmay Ved no sabe qué pudo ocurrir para que la compra fuese anulada, ya que todas las pruebas que ha aportado demuestran que efectivamente la propiedad de Google.com le había sido transferida. Lo que más cuadra es que los de Mountain View se dieran cuenta del error y lo solucionaran cancelando la operación a través de la plataforma de Google Domains. 

[Fuente: LinkedIn Pulse]

Google creará su propio servicio de registro de dominios