El IVA digital sube en España en 2015. ¿Cómo me afecta?

El IVA digital sube en España en 2015. ¿Cómo me afecta?

Si tienes pensado hacer un desembolso importante en contenido digital, a corto plazo, quizá debas plantearte hacerlo hoy mismo. Antes de que termine el año 2014. En función del tipo de contenido digital y del servicio en donde lo compres, es posible que en cuestión de horas, su precio aumente hasta un 18%.

No es que suba el IVA en España, aunque va subir el IVA que ciertos servicios nos aplican al contenido digital: ebooks, apps, música, juegos descargables, servicios de Internet y otras mercancías que se distribuyen en formato digital.

Hasta ahora, empresas como Google, Apple, Amazon, Microsoft o Steam tributaban sus ventas digitales en países como Luxemburgo, Irlanda y otros paraísos fiscalesaunque sus ventas se llevasen a cabo en España o cualquier otro país europeo. Por eso ello sólo cargaban al cliente entre un 3 y un 15% de IVA, y lo tributaban todo en Luxemburgo, o el país en donde tienen su sede.

Esta artimaña, aunque legal, supone una competencia desleal con las empresas locales que tributan un 21% de IVA. Además los países en donde se lleva a cabo la compra, no ven ni un euro.

Todo esto va a cambiar a partir del 1 de enero de 2015, es decir, mañana, pues entra en vigor una nueva normativa que obliga a todas estas multinacionales a tributar por separado en cada país en donde lleven a cabo sus ventas digitales. El resultado es que todos sus productos digitales van a cambiar el IVA al 21% que fija la ley en España, lo que en muchos caso supone un aumento de los precios del 18%, al pasar del 3 al 21% de IVA. Depende de cada empresa cargar el aumento al cliente, o asumirlo ellas.

Las mejores webs y apps de ofertas, descuentos y cupones

¿Cómo me afecta?

Los más perjudicados por esta nueva ley son los ebooks y las apps que venden Google, Apple y Amazon a través de tiendas digitales como Google Play, App Store, iTunes, iBooks, Tienda Apps de Amazon, o Tienda Kindle, cuyo IVA va a pasar del 3 o el 4% al 21%, un aumento de hasta un 18%.

El aspecto más sangrante es el de los ebooks, inexplicablemente discriminados, pues un libro en papel tiene un IVA del 4% en España, pero el mismo libro en ebook, al que se le va a dar exactamente el mismo uso, posee un IVA del 21%.

La música y el cine (tanto películas como series en venta o alquiler, descarga o o streaming) también van a experimentar una subida, aunque depende de cada servicio en concreto, y de dónde tributaba sus impuestos.

El software y los juegos digitales para PC y consolas son otros de los afectados. En este caso las tiendas digitales son muy heterogéneas. Unas aplican el 3%, otras el 8%, otras un 15%, y unas pocas ya estaban ajustadas al 21% que ahora va ser obligatorio. En el caso de Steam por ejemplo, no desglosa el IVA en sus facturas pero sí que lo aplica, aunque no indica cuánto. En el contrato especifica que el IVA se tramita a través del Reino Unido, pero en las facturas aparece una dirección de Luxemburgo.

Otras tiendas y servicios que cobren por contenido digital, desde las webs de ventas de fotos a la contratación de publicidad, van a tener que ajustarse a la nueva normativa.

Qué los precios suban o no, depende de cada servicio en concreto, o incluso de cada compañía que use ese servicio. Algunas asumirán la subida y no repercutirá en el usuario, pero otras aplicarán el impuesto sin más y, por tanto, la subida la pagaremos nosotros.

Esta nueva medida obliga a identificar el país de residencia del comprador, por eso Google ha comenzado a exigir la dirección de correo al comprar una app en Google Play. Aunque las grandes compañías no tendrán problemas, lo cierto es que el nuevo marco supone un quebradero de cabeza para las tiendas pequeñas, que deberán modificar su software para identificar el pais de residencia de sus clientes, antes de cobrarles, y aplicar un IVA diferente a cada uno de ellos.

Hay que asumir que los usuarios tendremos que pagar más, en buena parte de los casos. Pero es una medida justa para las empresas locales, que al fin compiten en igualdad de condiciones, y al menos sabemos que los impuestos que pagamos se quedan en nuestro país, y no se van a paraísos fiscales como Luxemburgo o Irlanda.

Si tienes pendiente la compra de algún contenido digital, infórmate de cuánto subirá el IVA para ese producto concreto, y decide si te interesa comprarlo hoy mismo. Aún tienes unas horas hasta la llegada del 2015...