Líderes rusos quieren prohibir los insultos en Internet

Rusia y la censura

Hay días que son eternos, y cuando creemos que lo peor ha pasado, se nos viene encima otro momento terrible. Queremos maldecir hasta el infinito, y los improperios pueden extenderse incluso hasta lo virtual, llegando a un mensaje o un foro donde liberamos toda la rabia que tenemos encima.

Si estás en Rusia, olvidate de hacerlo, porque de lo contrario podrías terminar sin tu perfil de Facebook, o sin portal de Internet para seguir opinando. 

Según diversas fuentes, una de las diputadas del partido oficialista y líder del comité para la Familia, la Mujer y los Niños, Yelena Mizulina, busca extender los alcances que tiene la ley Para la Protección de los Niños, que busca proteger a los menores de contenido online ofensivo en Rusia. ¿Su propósito? Que no se utilicen palabras ofensivas u obscenas en las redes sociales, páginas de Internet y diversos foros

Lo ideal es que todos los contenidos ofensivos sean retirados de la red en un espacio de 24 horas: de lo contrario, la página ofensiva sería bloqueada e incluida posteriormente en una lista negra que incluye a todos los portales con contenido relacionado con drogas ilegales, suicidio y pornografía infantil.

Para Mizulina, los niños podrían ver en las palabras soeces una forma aceptada; incluso una norma; de expresión, algo que se busca evitar desde la promulgación de la ley en septiembre del 2012. 

Cabe resaltar que a partir de la entrada en vigor de la norma, diversos medios así como los críticos más acérrimos al régimen de Putin fueron víctimas de censura inesperada. Para muchos analistas, con esta ley se hace mucho más que proteger a los niños: Putin busca utilizarla para limitar los derechos fundamentales de los homosexuales y lesbianas en la antigua Unión Soviética.

Según Human Rights House, el verdadero fin de dicha ley es silenciar a todos los disidentes políticos del país, y que hace falta más que promulgar leyes a nivel nacional para asegurar el bienstar de la infancia en Rusia.  

Aunque la medida deja perplejo a más de uno, hay quienes la apoyan. Sergei Smirnov, el líder de la asociación de abogados en Moscú alabó la propuesta de la diputada Mizulina, afirmando que el léxico obsceno es igual a la conducta escandalosa, y que ofende a niños y adultos por igual. Alegó además que una restricción sobre su uso no infringe los derechos humanos sino que se convierte en la dirección hacía un estilo de vida civilizado.

Concluyó que si no se utilizan groserías en la vida real, no hay porque usarlas en Internet. No sabemos muy bien que dirá Smirnov cuando se martille un dedo por accidente, pero de seguro no es recórcholis. 

Paradójicamente, Rusia le ha concedido asilo político por un año a Edward Snowden, quien hizo público el proyecto de espionaje ciudadano conocido como PRISM