LiFi, el WiFi en un rayo de luz para descargar a 224 Gbps

LiFi, el WiFi en un rayo de luz para descargar a 224 Gbps.

En un futuro no demasiado lejano, será posible conectarse a Internet a una velocidad 200 veces mayor que la máxima velocidad que permite el WiFi actual. Pero los datos no se transmitirán a través del aire, sino en un rayo de luz.

Eso es lo que propone la tecnología LiFi mejorada que han presentado investigadores de la Universidad de Oxford, vía TechTimes.

El WiFi actual envía datos de forma inalámbrica a través de una señal radioeléctrica que se transmite por el aire. La velocidad máxima actual del WiFi de última generación alcanza 10 Gbps. Utilizando LiFi, los investigadores han conseguido llegar a los 224 Gbps. Teniendo en cuenta que, de media, las conexiones a Internet en España funcionan a 20 Mbps, estamos hablando de una velocidad 11.200 veces más rápida.

Tal como hemos comentado, LiFi transmite los datos a través de un rayo de luz que se refleja en unos cristales líquidos para no perder intensidad, y dirigirlo donde se necesite. Es un sistema similar al utilizado por el cable óptico, pero en vez de usarlo en un entorno cerrado dentro de un cable, se lleva a cabo de forma abierta a través del aire. Se trata de un método parecido al que usan los proyectores para trasmitir la luz e imagen a un punto específico.

La tecnología LiFi no es nueva, pero los investigadores de la Universidad de Oxford han conseguido perfeccionarla, aumentando su velocidad y fiabilidad. Su principal handicap es que la luz no traspasa los objetos ni las paredes, así que tiene que existir una línea visible entre el receptor de Internet y el ordenador que recibe la conexión. Esto se soluciona transmitiendo el haz de luz por el techo, y usando espejos para llevarlo a cualquier sala de una casa u oficina. El objetivo es crear bombillas con un chip que, además de iluminar, transmitan Internet. Si están en toda la casa, podrán llevar la conexión a todos los rincones.

LiFi

10 cosas que no sabías que podías hacer con el router Fritz!Box

Con esta tecnología también es importante la orientación del ordenador receptor. Si se coloca en un ángulo de 60 grados con respecto al haz de luz, en las pruebas han conseguido enviar 6 ondas de 37 Gbps cada una, lo que hace un total de 224 Gbps. Sin embargo, si el ángulo de captación de la luz se reduce a 30 grados, la velocidad baja a 112 Gbps, que por otro lado sigue siendo 5000 veces más rápida que el Wi-Fi medio actual.

Llevamos tiempo oyendo hablar del LiFi, pero parece que poco a poco comienza a ofrecer resultados prometedores.