Un meteorito podría destruir la Tierra en el año 2880

Un asteroide de un kilómetro de diámetro podría destruir la Tierra en el año 2880.

El 16 de marzo del año 2880 es, para los más agoreros, la fecha marcada en el calendario como el fin del mundo.

Agoreros u optimistas, porque hay que ser muy cándido para pensar que en 900 años no nos habremos destruido antes a nosotros mismos...

En todo caso, si se da la rarísima circunstancia de que el planeta Tierra sigue habitado por humanos en el año 2880, el enorme meteorito 1950 DA alcanzará la posición terrestre. Es este pedazo de roca de un kilómetro de diámetro:

Meteorito colisionará con la Tierra en 2880

[Foto: NASA]

Según los astrónomos, existe una entre cuatro mil posibilidades de que colisione con la Tierra. Parece un porcentaje minúsculo, pero para los astrónomos es "altísimo". Especialmente porque si ocurre, supondría el fin de la vida en la Tierra.

Un asteroide de un kilómetro de diámetro no parece gran cosa, pero aquí lo importante no es el tamaño, sino la velocidad. Estamos hablando de una roca equivalente a una pequeña ciudad que cae sobre la Tierra a una velocidad de 61.000 Kilómetros por hora. El impacto sería como el de una bomba de 44.800 megatones, que provocaría tsunamis, terromotos y cambios climáticos que acabarían con la vida en la Tierra.

El año pasado, un meteorito de apenas unos pocos metros causó 1.500 heridos en Rusia (principalmente provocados por roturas de cristales, accidentes de tráfico y caídas de objetos). Entró en la atmósfera a 19 kilómetros por segundo y liberó energía sobre la ciudad de Chelyabinsk equivalente a 30 bombas atómicas de Hiroshima:

Estudio de la NASA augura el fin de la civilización en décadas

La llegada del asteroide 1950 DA ya se conoce desde hace más de una década, pero el incidente ruso ha renovado el interés de los científicos por encontrar nuevas formas de detener una posible colisión de un asteroide de grandes dimensiones.

El meteorito de Rusia, pese a los daños que causó, no fue detectado por los observatorios, dado su pequeño tamaño. Y tampoco hay que descartar posibles alteraciones de órbita de otros más grandes, ya conocidos.

Científicos de la Universidad de Tennessee han estado estudiando el asteroide 1950 DA porque "desafía a la gravedad". En efecto, por su relativo pequeño tamaño debería desintegrarse, pero al parecer gira tan rápido sobre sí mismo que las fuerzas de van der Waals mantienen su estructura, algo que nunca se había detectado en un meteorito.

Además han concluido que bombardearlo con misiles cuando se acerque a la Tierra no sería una solución, pues los fragmentos podrían ocasionar el mismo daño. Apuestan por interceptarlo antes de acercarse lo suficiente, y cambiar su equilibrio de fuerzas para que se desintegre por su cuenta.

Con más de 800 años y 35 generaciones por delante, los científicos del futuro van a tener tiempo de idear una solución.

[Fuente: The Independent]