Movistar y los perfiles falsos en Twitter

movistar

Los tuiteros saben que Twitter no es sólo un lugar para compartir noticias y enviar mensajes. La red más famosa de microblogging es el lugar perfecto donde las personas manifiestan sus ideas, luchan por sus causas y se crean tendencias, ya que la presión mediática de un medio como éste ha ganado mucho peso en los últimos años, Por eso, la mayoría de las empresas quieren estar presentes, para conocer a sus clientes y tener nuevos canales de contacto.

Pero lo que le ha ocurrido esta vez a Movistar es algo mucho más serio. Durante el día 26 de febrero varios colectivos, sindicatos y personas participaron en una campaña de Twitter contra el despido por parte de Movistar de un empleado, Marcos Andrés, y luchar por su readmisión. Este señor, fue despedido mientras estaba de baja laboral y apoyado por los sindicatos CGT, COBAS, AST y EC, así como ESK, de Euskadi, comenzó una huelga de hambre. Telefónica lleva desde el año 2011 llevando a cabo una reestructuración interna que ha supuesto el despido el 20% de su plantilla sólo en España.

Aprovechando la celebración del Mobile World Congress (MWC) en Barcelona, donde Telefónica Movistar fue una de las grandes expositoras, muchos tuiteros empezaron a criticar a la empresa con el hashtag, #MovistarNóosAvergüenzaUnRato. Surgió entonces una especie de “contrataque” con el hashtag #PalabrasNeciasMovistarSorda. Este hashtag, a favor de Movistar, comenzó a expandirse hasta convertirse en Trending Topic a nivel de toda España. El problema comienza cuando un gran número de cuentas de Twitter no tienen ninguna relación entre sí y se inician los envíos al mismo tiempo, y todos a través de la misma herramienta de envío de tuits programados, “EnvíoMensajes”. Estos mensajes son claramente a favor de la empresa y en contra de la persona despedida. Además, todas estas cuentas habían sido creadas el mismo día y utilizaban imágenes de perfil claramente falsas, como modelos famosos.

Se sospecha que esto ha podido ser obra de una empresa subcontratada, ya que no es la primera vez que ocurren fenómenos como estos. Las empresas, para tener más presencia en las redes sociales o para “lavarse la cara”  utilizan estos métodos bastante cuestionables, en vez de hacer las cosas legalmente y aceptar la realidad de su empresa, sea cual sea.