Niña de 7 años hackea una red WiFi pública en 11 minutos

Niña de 7 años hackea una red WiFi pública en 11 minutos.

Diez minutos y cincuenta y cuatro segundos. Es lo que ha tardado Betsy Davies, una niña de siete años, en hackear una red WiFi pública para entrar en uno de los portátiles conectados a la red, e interceptar todos sus datos.

Betsy no es una niña superdotada, ni una experta hacker. Es sólo una infante aficionada a la informática que, tras visionar un vídeo con un tutorial para hackear redes WiFi, aplicó esas instrucciones para entrar en una red WiFi pública situada en un café de Londres, y tomar el control de un ordenador portátil conectado a dicha red.

Lo cual confirma que algunas redes WiFi gratuitas no sólo son poco seguras, sino que además son muy fáciles de hackear. Un juego de niños, literalmente.

Red WiFi gratuita hackeada por niña de 7 años

Cómo protegerse al usar WiFi gratis

Todo forma parte de una campaña de concienciación llevada a cabo por Hide My Ass!, una compañía de nombre cuestionable pero de probada eficacia a la hora de proteger la privacidad, pues ofrece servicios de VPN.

Bajo la supervisión del experto en seguridad Marcus Dempsey, la niña de 7 años visionó un tutorial en vídeo disponible, de forma gratuita y abierta, en YouTube. Después aplicó los pasos que se mostraban en el tutorial a una red con WiFi gratis en el café, y en 10 minutos y 54 segundos hackeó la red y entró en un ordenador portátil conectado a ella.

Betsy utilizó la técnica Man in the Middle (Hombre en el Medio), en la que el hacker sitúa un punto de acceso pirata entre la red WiFi y el ordenador que se desea hackear. Se intercepta la conexión y se hace pasar por el punto de acceso pirata en lugar del que proporciona la red WiFi real, sin que la víctima se de cuenta. De esta forma intercepta todos los datos que circulan entre el ordenador y la red inalámbrica: páginas web, emails, mensajes, y cuentas de usuarios y contraseñas, si se utilizan durante la comunicación.

Puedes ver el proceso de hackeo y una entrevista a la niña en este vídeo:

10 cosas que no sabías que podías hacer con tu router Fritz!Box

Cian McKenna-Charley, directora de marketing de Hide My Ass!, comenta que "la imagen del ciberdelincuente escondido en un cuarto oscuro en un país lejano está anticuada. Lo más probable es que esté sentado al lado tuyo en una cafetería o una biblioteca. Si un niño puede hackear una red WiFi pública en 10 minutos, imagina lo que podría hacer un delincuente profesional".

Por esa razón, los expertos aconsejan usar redes públicas sólo para tareas triviales como ver páginas webs, y no introducir datos personales.

[Fuente: Daily Mail]