Niña de 9 años, delincuente para las gestoras de derechos

Niña empleando un ordenador portátil

Si pensábamos que la situación de España, con la SGAE más que en entredicho por robar las dudosas operaciones de su expresidente, Teddy Bautista, era una vergonzosa excepción, estábamos equivocados. Las actuaciones desmedidas de aquellos que velan por la protección de los derechos de autor (a veces incluso por encima de otros derechos) son un mal bastante extendido. Y como prueba viva de ello, la policía finlandesa ha requisado el portátil de una niña de nueve años (una edición especial de Winnie the Pooh) por no pagar una multa de 600 euros. ¿El delito? Intentar descargar un disco de Chisu, una artista del país.

La crónica de los hechos se reduce a:

  • La niña de 9 años intenta descargar un disco de Chisu, pero no lo consigue.
  • El día siguiente, acompañada de su padre, va a una tienda local donde adquiere el disco en cuestión.
  • El intento de descarga, no obstante, queda registrado por TTVK, el grupo especial de la policía finlandesa encargado de todo lo relacionado con los derechos de autor.
  • La policía, en una operación digna de ser recordada, se presenta en la casa de la niña y requisa su portátil de Winnie de Pooh, prueba flagrante del intolerable delito cometido por la menor.
  • Durante la operación, la policía también reprende al padre, por no haber pagado una multa de 600 euros con el fin de evitar llegar a este extremo.

Lo ocurrido no ha dejado indiferente a la opinión pública que, una vez más, comprueba como la codicia desmedida el celo excesivo de las entidades gestoras de los derechos de autor da lugar a hechos tan injustificables como el ocurrido hace ya algún tiempo, en el que la SGAE no dudo en reclamar "su parte" (un 10%) de la recaudación de un concierto de David Bisbal. ¿Qué lo hizo especial? Pues que se trataba de un concierto benéfico (el artista actuó gratuitamente y no quiso cobrar los derechos de autor), cuyo beneficio íntegro serviría para sufragar los gastos médicos de un niño de 5 años.

 

¿Qué piensa la artista?

Los derechos de autor existen, claro, para defender la propiedad intelectual de los artistas, por lo que se entiende que, en líneas generales, los creadores están a favor de su existencia y protección. Sin embargo, y en contra de una creación generalizada, la inmensa mayoría de ellos son también personas normales con sentido común. En este caso, Chisu, la cantante cuyo disco intentó descargar la menor, ha expresado en Facebook su sorpresa y enfado por lo ocurrido, y ha confirmado que no tiene intención de tomar ninguna medida legal en contra de la pequeña.