NSA recopila millones de fotos con rostro para analizarlos

La NSA espió millones de rostro mediante software de reconocimiento facial.

Cuando se habla del espionaje gubernamental, tendemos a asociarlo a los mensajes del móvil o las redes sociales, el contenido de los emails, o las conversaciones telefónicas. Texto y voz que son almacenados en forma de metadatos por las agencias de espionaje gubernamentales.

Eso se sigue haciendo, pero ya no es la prioridad de los espías, no es en lo que más recursos e investigación invierten. El siguiente salto cualitativo es la imagen, las fotos de nuestros rostros. Y aún más inquietante: la biometría.

Esta información se recoge en los documentos de Edward Snowden a los que ha tenido acceso el periódico The New York Times.

Según dichos papeles, en 2011 la NSA (la agencia de espionaje americana) recopilaba millones de fotos de Internet provenientes de emails, redes sociales, y otras fuentes. Fotos que no siempre eran públicas, como por ejemplo las que se envían por email o smartphone.

Mediante un potente software de reconocimiento facial llegaba a extraer hasta 55.000 fotos de rostros al día, que cotejaban con su base de datos para asociarlos a datos de hábitos, trabajo, y otra información. Incluso eran capaces de cruzarlos con información de localización vía satélite, para ver dónde estaba cierta persona.

El software era capaz de identificar individuos aunque se dejen barba o cambien de ropa y peinado. Un programa específico llamado Wellspring analizaba fotos extraídas de emails, y filtraba las que parecían fotos de pasaportes o documentos de identidad.

Espías alemanes exigen igualarse a la NSA... y a los espías españoles

Las fotografías se consideran información personal, y por tanto la NSA debería disponer de un permiso judicial para procesarlas y recopilarlas, pero las fotos de rostros no tienen una protección específica en la legislación americana.

Expertos en privacidad aseguran que una foto de un rostro revela mucha información de una persona y se trata de información muy invasiva.

Por otro lado, en dichos informes se citan métodos para recopilar datos biométricos, como las huellas dactilares e incluso análisis del iris ocular.

Un portavoz de la NSA asegura en The New York Times que "no estaríamos haciendo bien nuestro trabajo si no explorásemos todas las fórmulas para localizar agentes enemigos disfrazados que podrían dañar los intereses del país y sus aliados".

También afirma que no tienen acceso a las fotos de los carnés de conducir y los pasaportes de los ciudadanos americanos, pero declinó comentar si recopilaban fotos de Facebook y otras redes sociales.

En otros documentos se habla de que la NSA y la agencia de espionaje británica interceptaban imágenes de los usuarios de Yahoo!, provenientes de webcams, incluyendo fotos pornográficas.

Al parecer, otras imágenes se obtuvieron a través de grabaciones de cámaras de los vuelos y aeropuertos, así como fotos de las bases de datos de los carné de identidad de países extranjeros.