Orange bate récords con una conexión de fibra óptica a 38 TBps

Orange bate récords al transmitir a una velocidad de 38 Tbps

Orange ha conseguido el récord de velocidad de una conexión a Internet por fibra óptica al superar los 38 Tbps, durante unas pruebas realizadas sus centros de Lyon y Marsella. 

La conexión a Internet mejora a una velocidad de vértigo, enterrados los tiempos de los insufribles módems a 56 Kbps. En Corea del Sur, líder año tras año de todos los ránkings, la velocidad media es de 25 Mbit/s, pero muchos disfrutan ya de conexiones ultrarrápidas a 1 Gbit/s por menos de 20 euros al mes.

Una velocidad de tortuga comparada a la registrada por la operadora francesa de telefonía Orange, que ha conseguido transmitir datos en un proyecto conjunto a una velocidad de 38.4 Tbps por medio de fibra óptica entre sus centros de Lyon y Marsella, separados por 762 kilómetros.

¿Cuánto costará la conexión a 1000 Mbps de Adamo?

Esta conexión de fibra óptica a alta velocidad de Orange ha sido posible gracias al trabajo conjunto de ingenieros de Orange, Coriant, Ekinops, Keopsys, y Socionext, que lograron el récord con modulación óptica coherente (DP-16QAM, DP-32QAM y DP-64QAM).

Para poner en perspectiva el récord de velocidad de Orange, una conexión a 38 Tpbs permitiría descargar una película en 0,2 milisegundos o transferir el contenido de un disco duro de 5 TB en alrededor de un segundo, algo inimaginable a día de hoy.

Hace unos meses un proyecto conjunto entre investigadores de Estados Unidos y los Países Bajos logró establecer una conexión a 255 Tbps, logrando la conexión a Internet más rápida de la historia, aunque en aquel experimento los datos apenas viajaron 1 kilómetro de distancia.

La red 5G nos permitirá velocidades de 20 Gigabites por segundo

El verano pasado investigadores daneses saltaron también a los titulares de los medios de todo el mundo al transmitir datos a una velocidad de 43 Tbps, aunque en ese caso se realizó con fibra óptica monomodo (FMF).

El récord de Orange supone otro paso más en el desarrollo de conexiones ultrarrápidas de fibra óptica, que llegarán tarde o temprano a nuestros hogares.

De cualquier manera la fibra óptica no siempre es la solución para conectarse a Internet. Google, por ejemplo, trabaja en el Project Loon en el que un puñado de globos de helio facilitan el acceso a la red en las zonas más recónditas del planeta.

Fuente: IDW