La otra "puerta trasera" de YouTube: le están colando vídeos porno

La otra puerta trasera de YouTube es XXX

De puertas traseras se está hablando mucho durante estos días (la polémica de WhatsApp acaba de empezar), pero lo que acaba de protagonizar YouTube es otro tipo de "puerta trasera": se ha descubierto que páginas web de porno pirata están aprovechando un fallo de Google para alojar en sus servidores vídeos para adultos sin que nadie se entere.

En lugar de gastar dinero contratando un servidor propio, lo que están haciendo algunas webs de contenido para adultos es aprovechar un agujero de seguridad de YouTube para subir vídeos que, por si fuera poco, normalmente carecen de derechos para ser publicados más allá de la web del estudio que los ha grabado. Esto va en contra de todas las normas de la página de vídeos más popular del mundo, y los productores de los contenidos lo tienen muy difícil para luchar contra los autores de estas subidas.

El problema que suponen los vídeos porno subidos a YouTube aprovechando un fallo en la verificación de los contenidos privados es doble: por un lado, alguien se está aprovechando de los servidores de Google para alojar contenidos que de otra forma no tendrían ninguna acogida en la plataforma de YouTube; pero, por si fuera poco, los productores de la industria se quejan de lo difícil que resulta conseguir que se eliminen estos contenidos.

Estos trucos te permiten descargar vídeos de YouTube al móvil

Desde Dreamroom Productions, una popular productora estadounidense de contenido para adultos, reclaman más atención por parte de Google para luchar contra lo que algunas fuentes ya se atreven a tildar como una plaga de contenidos que carecen de derechos de autor. "[En YouTube], al no corregir este agujero, están permitiendo que esta situación siga igual", ha comentado la empresa californiana al ser preguntada al respecto.

El fallo parece estar originado -o, al menos, relacionado con- en los servidores de GoogleVideo.com, una web propiedad de Google que aparece en muchos de los vídeos porno insertados que publican las páginas pirata de contenidos para adultos. De alguna forma, los responsables han conseguido saltarse la barrera de YouTube para albergar sus vídeos sin pasar por ningún filtro.

Por supuesto, estos vídeos nunca llegan a visualizarse desde YouTube, y de ahí que sea imposible que alguien pueda reportar el contenido a no ser que se lo encuentre insertado en alguna página.

Pornhub desvela todos nuestros secretos sexuales durante 2016

Pero, ¿cómo es posible que estos vídeos con contenido para adultos no sean detectados por el software de YouTube, el mismo que en cuestión de minutos puede detectar una infracción de copyright? Dado que se suben sin pasar realmente por la interfaz de YouTube (van a parar directamente a los servidores de Google), simplemente no hay ningún mecanismo que pueda revisar su contenido.

Hasta que no son reportados manualmente, los bots de Google no saben nada acerca de su existencia. Y cuando son reportados, dice uno de los responsables de la productora de Dreamroom, YouTube tarda hasta tres semanas en retirar los vídeos de sus servidores.

Pero que alguien utilice los servicios de Google para albergar contenidos con derechos de autor está lejos de ser una novedad. Hecha la ley, hecha la trampa, y prácticamente cada servicio de los de Mountain View relacionado con el almacenamiento en la nube ha protagonizado alguna polémica similar. De hecho, en 2014 ya hubo una sonada polémica al respecto. Veremos qué tiene que decir esta vez Google al respecto.

Toma nota: así puedes encontrar películas gratis en YouTube

[Fuente: Torrent Freak]