Pese a todo, Google está trabajando en un camión autónomo

El camión autónomo en el que trabaja Waymo (Google)

En Google, el concepto de camión autónomo representa demasiados recuerdos negativos. Anthony Levandowski, ex-empleado de Google, fundó una compañía de camiones sin conductor llamada Otto que después fue vendida a Uber y que, más tarde, se descubrió que sus cimientos se habían construido sobre información robada a la propia Google. Pero la compañía de Mountain View ha decidido dejar eso atrás, y ya está trabajando en su propio camión autónomo.

Waymo, la división de coches sin conductor de Alphabet (la matriz de Google), ha sido cazada probando en las carreteras de Estados Unidos un camión preparado para conducirse por sí mismo. Las fotografías muestran un camión completamente convencional ("convencional" en el sentido de que es un Peterbilt 579, un modelo muy popular para el transporte por carretera) al que se le han instalado los sensores necesarios para dotar de conducción autónoma a la cabeza tractora.

Entonces, ¿cómo se sabe que estamos ante un camión de Google? Porque en uno de sus laterales se puede ver el logotipo de Waymo, y esa es precisamente la estrategia que acostumbra a seguir esta compañía estadounidense cuando trabaja en un coche sin conductor: coge un modelo que ya esté en el mercado, lo personaliza con su tecnología y lo saca a la carretera para empezar las pruebas. A día de hoy, ni Google, ni Apple ni ninguna otra empresa tecnológica jamás se van a aventurar a fabricar un coche desde cero.

El coche autónomo de Google ya no es de Google: ahora se llama Waymo

De momento, los detalles del camión sin conductor de Waymo son más bien escasos. Por las fotografías se puede ver que este camión incorpora la famosa tecnología de LIDAR que da vida a la gran mayoría de las funciones autónomas los coches sin conductor, así como también tiene instalados en la parte frontal diferentes sensores de ultrasonidos acompañados por un radar. En resumen, todo lo necesario para que el camión pueda moverse por sí mismo en el tráfico.

Todavía es pronto para hablar de los planes de futuro de Google al respecto, pero ya es una realidad que la tecnología va a cambiar para siempre el sector del transporte por carretera. Lo que está por ver es cuándo lo hará: si será dentro de muy poco tiempo (cosa que resulta más que probable en las kilométricas carreteras rectas de Estados Unidos), o si, más por cuestiones legales que tecnológicas, se hará esperar todavía algunos años.

Galería de fotosLas 7 curiosidades de Google que, probablemente, desconocíasver las 8 fotos

[Vía: Jalopnik]