Skip to main content

La Policía aconseja cómo usar la tecnología en las familias

Los expertos de la Policía Nacional proponen un uso racional de la tecnología en la familia
user

18/05/2015 - 17:06

La Policía Nacional ha demostrado saber adaptarse y responder a las necesidades de los ciudadanos en los últimos tiempos. El mejor ejemplo es su incansable esfuerzo en combatir la ciberdelincuencia, así como su presencia en las redes sociales, donde ofrecen desde la cuenta @policia, consejos y noticias a más de 1 millón y medio de seguidores. 

En esa misma cuenta y desde el Grupo de Redes Sociales de la Policía Nacional, se ha presentado un interesante contrato o acuerdo destinado a que padres e hijos pacten entre sí el mejor modo de utilizar los dispositivos y la tecnología en el hogar. Se trata de un texto, cargado de sentido común y orientado a los menores de 13 años.

El contrato, disponible en formato PDF para descargar, presenta una serie de veinte puntos entre los que se encuentran propuestas como el uso de los dispositivos en espacios comunes o fácilmente accesibles a los adultos, así como el que estos conozcan en todo momento los códigos de acceso y contraseñas de cualquier dispositivo al que tengan acceso. 

Otros consejos ofrecidos en este acuerdo pasan por la instalación de controles parentales, la ausencia de cualquier acción que suponga acoso o molestia para otros usuarios e incluso pequeños trucos tan conocidos -y aconsejables- como el de tapar el objetivo de la cámara para evitar accesos y grabaciones no deseadas.

La Red Social Twitter es lugar para el ciberacoso, según un estudio

Antes de que todos los hijos empiecen a quejarse, vamos con el apartado de aquello a lo que se comprometen los padres. Como todo acuerdo o contrato, ambas partes asumen responsabilidades y compromisos, y la parte de los adultos no se salva de recibir los consejos de los expertos del Grupo de Redes Sociales de la Policía Nacional, verdaderos expertos y conocedores de todos los problemas y delitos que pueden producirse en el lado más oscuro de la Red.

Por ejemplo, el contrato insta a los padres a que adquieran el compromiso de no leer o supervisar más que lo estrictamente necesario, así como respetar la intimidad de sus hijos y sus relaciones con sus amigos REALES -las mayúsculas no son nuestras, son de la Policía-, al igual que dejarles un espacio privado.

Son, en fin, una serie de consejos que, como mínimo, no está de más leer y compartir entre hijos y padres. Si ambas partes están de acuerdo, tienen un espacio al final donde firmar y empezar a poner en marcha sus compromisos.

No será para siempre, el mismo contrato se muestra positivo y deja un final optimista en el punto 8: "El nuevo usuario y sus padres entenderán que este acompañamiento y control inicial se irá relajando según este vaya creciendo y mostrando su responsabilidad y prudencia en el buen uso de la tecnología e Internet." 

Y la lapidaria frase final de la norma: "A cada edad le corresponde una seguridad"

Ver ahora: