PRISM: problemas para Facebook, Apple, Microsoft y Skype

Europa pone a cinco compañías en la mira por PRISM

El escándalo que ha significado la revelación de la existencia de PRISM no para de generar noticias y reacciones a lo largo del mundo. Google y Facebook negaron participar en el proyecto ultrasecreto que fue puesto al descubierto por Edward Snowden y a las demandas y preguntas que se le hacen a los representantes de las compañías afectadas se suma ahora una demanda de un grupo europeo de protección de datos contra cinco empresas aduciendo cooperación con la NSA para acceder a la información de los usuarios. 

Las demandas fueron instauradas por el grupo "europe-v-facebook.org", una organización creada en el 2011 por estudiantes austríacos tras descubrir fallos en la manera en la que Facebook procesaba la información de sus usuarios, incumpliendo normas europeas para la protección de datos. Tras la querella legal, la red social se vio obligada a desactivar la herramienta de reconocimiento facial en el continente

Dichas querellas están dirigidas a las filiales europeas de cinco compañías norteamericanas: Facebook y Apple fueron demandadas en Irlanda, Skype y Microsoft recibieron demandas en Luxemburgo y Alemania fue la receptora de la demanda contra Yahoo; países en los que dichas compañías tienen sus oficinas. El grupo sostiene que las filiales, aunque pertenezcan a compañías norteamericanas y los datos de los usuarios sean procesados por las centrales en Estados Unidos, deben cumplir con las leyes de privacidad europeas. Dichas compañías tienen sus sucursales en Europa para evitar pagar impuestos en Estados Unidos.

Es aquí donde la situación se complica, ya que las compañías deben cumplir tanto con las leyes europeas de privacidad como con las leyes norteamericanas de control y vigilancia.  El conflicto, además, tiene otro matiz: si una filial en Europa de una compañía norteamericana le envía información de un usuario-o "exporta datos"-, ésto sólo se puede hacer si hay un nivel adecuado de protección en el país destino.

Con las recientes revelaciones de PRISM, dicha confianza se ha visto minada. Representantes del grupo estudiantil sostienen que la pregunta fundamental es si la transferencia masiva de datos personales desde Europa a una agencia de inteligencia extranjera es legal bajo estándares europeos. 

Ahora está en las manos de las cortes en Alemania, Irlanda y Luxemburgo decidir los aspectos de legalidad-o ilegalidad-de la transferencia de datos. El grupo quiere respuestas claras acerca de si es posible entregar datos personales de esa forma y si resulta ser una movida legal, quieren que las leyes cambien. 

Google y YouTube, compañías que también se vieron afectadas por la existencia de PRISM, todavía no entran en la querella, pero el motor de búsquedas más utilizado en el mundo tiene centros en Irlanda, Bélgica y Finlandia, lo que podría significar una próxima demanda

Fuente: Tech Crunch