Rusia creará su propia Wikipedia alternativa

alternativa rusa a Wikipedia

Rusia planea crear su propia "Wikipedia" para asegurar que sus ciudadanos tengan acceso a más información "detallada y fiable" sobre su país, declaró el pasado viernes la biblioteca presidencial.

Con la "excusa" de posibles amenazas de Occidente, el Kremlin ha sometido a Internet a un mayor control, en un movimiento que los críticos denominan como una actividad para censurar la Web, de forma similar a la que el gobierno controla los medios de comunicación estatales, tales como la televisión o la prensa.

Wikipedia, la enciclopedia online mantenida por los usuarios de Internet de todo el mundo, cuenta con páginas dedicadas a casi todas las regiones o ciudades importantes dentro de los 11 husos horarios de Rusia, pero la biblioteca del Kremlin argumenta que esta información no cuenta con la suficiente calidad.

"El análisis de este recurso mostró que no es capaz de proporcionar información sobre la región y la vida del país de una manera detallada y suficiente", reza un un comunicado emitido por la biblioteca presidencial. "La creación de una alternativa rusa a Wikipedia ha comenzado."

Por el momento se desconoce si el proyecto de la "Wikipedia rusa" podría afectar al acceso de los ciudadanos del país a la Wikipedia ya existente de alguna manera.

Se desconoce si su origen es ruso, pero Wikipedia se ha negado a borrar un selfie realizado por un mono

Desde agosto, los blogueros rusos con más de 3.000 seguidores deben registrarse en la agencia reguladora de medios de comunicación de Moscú y ajustarse a las normas aplicadas a los grandes medios de comunicación. Desde febrero, las autoridades estatales pueden bloquear sitios web sin necesidad de contar con una orden judicial.

Vladimir Putin ha calificado Internet como un "proyecto especial de la CIA", y el Kremlin ha dicho que debe proteger su "terreno online" de las amenazas de Occidente. Prueba de esta desconfianza es la petición de acceso del gobierno ruso al código fuente de Apple.

¿Estaremos ante una nueva Guerra Fría digital?