Steam ya no permite comprar juegos con Bitcoins

Ya no puedes comprar juegos de PC en Steam con Bitcoins.

Comprar juegos en Steam y pagar en Bitcoins se ha acabado. La decisión de la compañía propietaria de esta tienda virtual de videojuegos para PC es definitiva e irrevocable, y se toma basándose en la extrema volatilidad de esta moneda virtual, que puede perder o ganar gran parte de su valor en una mínima ventana de tiempo.

Con la retirada de Steam, el número de tiendas que aceptan Bitcoins se reduce aún más. Esta criptomoneda tiene mucho valor y es útil para invertir y ganar dinero, pero no para comprar bienes y servicios físicos. Superando ya ampliamente los 10.000 dólares de cotización, no se sabe dónde está el techo de esta moneda basada en el Blockchain.

Según comunica Valve, la firma detrás de Steam, ya no aceptan Bitcoins porque el coste de la transacción es demasiado elevado, de casi 20 dólares por compra. Prácticamente se puede decir que te cuestan más dinero las tasas por la gestión en criptomoneda que el precio del juego en sí mismo, algo que carece de sentido.

Por si fuera poco, el precio del Bitcoin es tan variable -como puedes comprobar en esta web- que si la transferencia tarda demasiado, las monedas pueden haberse dejado buena parte de su valor por el camino. Si con 1 BTC puedes comprar varios juegos, quizás dentro de cinco minutos no puedas comprar ninguno. Para Valve esto es una locura a la que no merece la pena dar soporte.

Consulta aquí todas las ofertas en videojuegos físicos para PC de Amazon España

Poco a poco el BTC y otras criptomonedas alternativas como Ethereum o Monero se van convirtiendo en un valor similar a las acciones, materias primas y otros elementos financieros que no tienen conexión con la economía real. No se pueden comprar juegos en ninguna tienda pagando en acero o acciones de una compañía, por mucho valor que tengan. Ahora tampoco en Steam.

No es la de Valve la única plataforma que vende copias digitales de videojuegos. Son muchas más, aunque esta es la principal y tiene capacidad para influir sobre el resto de la industria, un sector que por ahora se ha mantenido al margen de la burbuja de las criptodivisas.

[Fuente: Polygon]