Suicidios y extorsiones entre los usuarios de Ashley Madison

Suicidios, extorsiones y denuncias multimillonarias entre los usuarios de Ashley Madison.

Resulta complicado defender ética y moralmente un servicio como Ashley Madison, que se dedica a concertar citas extramatrimoniales entre personas casadas, ganando dinero con la infidelidad, el engaño y, a la larga, el dolor que implica en la pareja o los hijos una infidelidad o una separación dolorosa.

Pero hay que dejar claro que Ashley Madison no hace nada ilegal, sólo pone en contacto a personas que se apuntan voluntariamente, y ellas son las responsables de sus actos.

Como sabrás, hace unos días, Ashley Madison fue hackeada. Los hackers se llevaron 300 GB de datos, entre ellos toda la información personal de 39 millones de usuarios de Ashley Madison. Ya han publicado más de 60 GB de esos datos en la deep web, la internet profunda, a lo largo de tres tandas: correos y nombre de los usuarios, emails de los empleados, etc.

Estas información ha sacado a la luz los supuestos trapos sucios de Ashley Madison: supuestos usuarios que nunca se apuntaron para supuestamente aumentar las estadísticas, datos personales que no se han borrado pese a que los usuarios pagaron dinero extra para que se borrasen...

Pero las implicaciones a nivel personal, son aún más graves. Seguramente la mayoría de esos 39 millones de usuarios no han llegado a engañar a su pareja. Muchos confiesan que sólo se apuntaron para curiosear, o que no pasaron de los chats. Pero Ashley Madison es un servicio de pago, y pagar ya es algo más que curiosear, implica un compromiso. ¿Cómo respondería tu pareja si descubre que te has apuntado a un servicio de citas extramatrimoniales?

Los datos robados están publicados en webs codificadas a través de TOR así que no son fáciles de encontrar. En Estados Unidos estos días se han sucedido los programas de radio con mujeres que llaman para que les digan si su marido estaba apuntado a Ashley Madison. "¡Me juró que él nunca haría eso, por nuestros dos hijos!", exclamaba una mujer que acababa de recibir la confirmación en directo.

Algunos usuarios de Ashley Madison han comenzado a recibir emails con extorsiones, pidiéndoles que paguen un bitcoin (unos 200€) a cambio de no informar a su pareja e hijos:

Suicidios y extorsiones hackeo Ashley Madison

Consejos para ligar por Internet con seguridad

En San Antonio (Estados Unidos) un hombre se ha suicidado tras aparecer su email y datos que lo relacionaban en varios medios locales. 

Mientras, dos firmas de abogados canadienses, en representación de docenas de clientes, han llevado a juicio a Ashley Madison por negligencia a la hora de proteger sus datos personales, y piden una indemnización de 578 millones de dólares.

Más allá de las implicaciones morales y personales de este hackeo, se trata de un duro golpe para la seguridad de Internet. Se supone que en un servicio de citas extramatrimoniales la privacidad de sus clientes es la máxima prioridad. Y aún así, Ashley Madison ha sido hackeada. Como tantas y tantas compañías de Internet en los últimos meses.

Es una lección que no aprendemos. Cedemos nuestra información privada con extrema facilidad.

Hace años, cuando querías ser infiel a tu pareja te ibas a un motel discreto a las afueras de la ciudad y te registrabas con el nombre de "señor y señora Pérez". Y eso que antes no existía Internet y la información no circulaba como ahora. Hoy en día, millones de personas han entregado su nombre, dirección, teléfono, email y tarjeta de crédito a la agencia que les va a concertar una cita extramatrimonial. 

Y la pesadilla no ha acabado. Se rumorea que la próxima tanda de datos revelados serán las fotos y los mensajes de los usuarios.

¿Por qué nos hemos vuelto tan confiados? ¿Por qué vendemos tan barata nuestra privacidad?

[Fuente: Krebs on Security, Inmortal NewsTIME]