Todo sobre Magic Leap, la última adquisición de Google

Magic Leap Google

Nadie sabía lo que era. Nadie tenía muy claro por qué una empresa de la que no se había oído hablar hasta el momento estaba recibiendo inversiones tan potentes de empresas tan importantes, encabezadas por Google. Todo lo que sabíamos de Magic Leap era que su CEO era bastante excéntrico, que tenía algo que ver con la realidad aumentada (como dejaban intuir los vídeos de su web) y que aún no habían lanzado absolutamente nada al público. 

El caso es que Magic Leap, es real dentro de poco veremos algunas pruebas de lo que son capaces de ofrecer. De momento tenemos claras algunas cosas: Google no ha sido el único inversor; el fabricante Qualcomm así como Legendary Entertainment (productores de películas como Godzilla) también se han unido a la idea, y esta mañana han invertido un total de 542 millones de dólares en la compañía. 

Hasta ahora, la realidad aumentada había servido como mucho para hacerse una idea de los muebles en una habitación vacía, pero las posibilidades son infinitas

 El producto sigue sin estar claro. Sabemos que incluirá hardware y software, y que tendrá que ver con realidad aumentada, con elaboradas recreaciones de imágenes generadas por ordenador que crean naturalmente ilusiones ópticas. Desde la página web vemos imágenes de un bebé elefante que aparece en las manos de alguien, así como de un submarino flotando sobre una acera.

Todo parece indicar que el producto de Magic Leap será un dispositivo weareable que seguir el movimiento de sus ojos y proyectará imágenes en ellos. También hemos sabido de la compañía planea utilizar una cámara infrarrojos similar a la de Microsoft Kinect para crear un entendimiento en 3D del mundo alrededor del usuario.

De aquí surgieron muchos rumores que firmaba el retraso de la compañía, así como su tardanza a la hora de lanzar productos se debían a que estaban esperando la aprobación de la Agencia Federal de Sanidad. Aquí sería significativa la presencia en la empresa de su CEO, Rony Abovitz, que es cofundador de empresas especializadas en robots quirúrgicos. Eso sí, más vale que esté seguro, porque 542 millones son una pasada de millones, y su última aparición pública no inspira confianza financiera.

 

De nuevo recordemos que Google tiende a experimentar con muchas de las cosas que el resto de las empresas consideran imposibles, Y luego revolucionar el mercado incluyéndolos en sus propios productos. Según fuentes cercanas a la compañía este no será caso ya que Google no planea incorporar Magic Leap a sus Google Glass.