Uber cancela su coche autónomo tras un espectacular accidente

Uber cancela su coche autónomo tras un espectacular accidente

Sigue la mala racha de Uber. Tras la dimisión de su presidente, Jeff Jones, hace unos días, este fin de semana un aparatoso accidente la ha obligado a suspender su proyecto de coche autónomo.

A las 6:25 de la tarde del pasado viernes la policía de Tempe (Arizona) informó de un accidente en el que se habían visto involucrados tres vehículos, entre ellos un coche sin conductor de Uber.

El coche autónomo, un SUV de Volvo, fue el más perjudicado, hasta el punto de quedar apoyado sobre uno de los lados, tal como se puede ver en este vídeo. Pese a la espectacularidad de las imágenes, no hubo que lamentar heridos:

En el momento de la colisión el coche sin conductor de Uber llevaba al volante a un ingeniero, pero al parecer el vehículo estaba funcionando en modo autónomo, y no intervino en el accidente. No transportaba pasajeros en la parte de atrás.

La policía de Tempe ha confirmado que el coche autónomo de Uber no tuvo la culpa del incidente. El causante fue otro de los vehículos, que no giró a tiempo y golpeó al Volvo autónomo, haciéndolo volcar.

Pese a que parece que no es culpa de su vehículo sin conductor, Uber ha anunciado que suspende sus proyectos de coches autónomos en Arizona y Pittsburgh, hasta que finalice la investigación que han puesto en marcha.

Al coche autónomo de Uber lo ha perseguido la polémica desde su nacimiento. Hace unas semanas fue denunciado por Waymo, la filial de Google que está desarrollando su propio coche sin conductor, acusando a Uber de robar planos y tecnología de Waymo para usarla en su vehículo.

Uber también ha sido criticada por incluir a pasajeros en sus pruebas de coches autónomos, lo que le ha valido la prohibición de circular en San Francisco, aunque no en Pittsburgh, en donde si han transportado a gente. Como hemos comentado el coche accidentado en Tempe solo llevaba a un ingeniero, que no estaba al volante. Si hubiese transportado clientes de Uber y éstos hubiesen sufrido heridas, la polémica habría afectado a toda la industria de los coches autónomos, pese a que la propia policía ha confirmado que el coche autónomo de Uber no tuvo la culpa de la colisión.

Cada año mueren en Estados Unidos 35.000 personas por accidentes de tráfico, la mayoría debido a un fallo humano. Por esa razón tanto las autoridades como las compañías de seguros y las empresas tecnológicas tienen prisa por desarrollar un coche autónomo que reduzca estas muertes por errores humanos.

[Fuente: NDTV]

¿Qué es... un coche autónomo?

Galería de fotosEl Coche Fantástico: las 9 curiosidades que deberías saberver las 10 fotos