Ver porno en streaming no es ilegal, según un juzgado alemán

Usuarios alemanes del portal porno RedTube reciben una carta de una firma de abogados exigiéndoles el pago de 250 € por cada vídeo visionado.

[Imagen: Daily Mail]

Recibir una carta de una firma de abogados obligandote a pagar 250 € por cada vídeo pornográfico que has visto en cierto portal erótico, no debe ser una experiencia grata para nadie... Especialmente si te pones a multiplicar...

Numerosos usuarios alemanes del porta pornográfico RedTube recibieron hace unas semanas una misiva de la firma Urmann + Collegen (U+C), en donde se les exigía el pago de dicha cantidad de dinero, por una serie de vídeos protegidos por copyright.

U+C representa a la gestora suiza de derechos The Archive.

RedTube tiene un funcionamiento similar a YouTube, pero su contenido es enteramente pornográfico. Los usuarios suben vídeos amateurs o fragmentos de películas comerciales, que otras personas pueden visionar en streaming.

Al parecer, los usuarios que han visto fragmentos de peliculas pertenecientes a The Archive, son los que han recibido la carta con la exigencia de una compensación.

Lo llamativo del caso es que un juzgado de Colonia autorizó este envío de misivas. Hoy se ha sabido que ha rectificado, al recibir protestas porque ver un vídeo en streaming no es lo mismo que descargarlo.

Así que las mencionadas cartas han quedado sin efecto.

¿Sabías que España es el segundo país del mundo en donde más porno online se consume?

Ahora toda la polémica se centra en descubrir cómo U+C obtuvo las direcciones IP de los usuarios que veían ciertos vídeos. Asegura que utilizó el software Gladii 11.3, pero al parecer sólo sirve para rastrear archivos en redes de intercambio F2P, no para vídeos en streaming.

La alternativa sería que RedTube haya facilitado las direcciones IP de sus usuarios, pues es la única que legalmente las posee, pero la compañía ha lanzado una nota de prensa asegurando que no tienen nada que ver con este asunto.

Un tema muy escabroso que podría volverse contra la propia U+C, si no consigue demostrar cómo obtuvo dichas direcciones IP.

Fuente: Gigaom