¿Viajas al extranjero? Aquí las claves para seguir conectado

viajar conexión a Internet

Es una auténtica lástima, pero las telecomunicaciones no avanzan al nivel del resto del mundo. Puede que ahora podamos volar a un país exótico de una forma mucho más fácil y barata, pero lo cierto es que si queremos estar conectados mientras viajamos, tendremos que ceder ante las abusivas tarifas de Roaming, cuya desaparición parece que no veremos en un futuro cercano. De momento podemos tener conexión a Internet de viaje pero ¿a qué precio?

Por supuesto, habrá viajeros que están leyendo estas líneas pensando que estamos diciendo una soberana tontería, pero lo cierto es que los últimos estudios de mercado demuestran que el 53% no desconecta nunca su teléfono durante las vacaciones, mientras que sólo el 3% prefiere vivir desconectado. 

Además, nuestro teléfono móvil ya no sirve sólo para llamar y que nos llamen. Hace las veces de un Walkie Talkie para comunicarse con nuestros compañeros de viaje, es un mapa del lugar desconocido que visitamos, e incluye un montón de guías turísticas, por no hablar de ser nuestra principal línea de comunicación con las autoridades si tuviésemos algún problema.

Así que sí, la gente necesita viajar con conexión a Internet. Pero ¿cómo hacerlo? vamos a dejaros un par de ideas a vuelapluma que puede que os sirvan de ayuda a la hora de permanecer online en el fin del mundo:

wifi viaje

Los Puntos WiFi son tus amigos, pero te la pueden jugar. Conectarse a una red cualquiera que veamos abierta mientras avanzamos por una calle transitada puede parecernos un golpe de suerte, pero en realidad es algo absurdamente inseguro, que de hecho está siendo utilizado por piratas informáticos para robar a los turistas sus datos bancarios y suplantar su identidad. Lo mejor es buscar un sitio con red WiFi oficial y cerrada: una cafetería, un restaurante... lo importante es que haya una red habilitada para clientes, y que tengáis que pedir la contraseña. 

Las tarjetas SIM de prepago: si hay algo positivo en la aparición de las OMVs es el hecho de que en un montón de lugares del mundo podremos simplemente entrar en un locutorio, en un supermercado o en un estanco y comprar una tarjeta prepago de datos, de llamadas, de mensajes, o de todo junto. Personalmente, las tarjetas exclusivamente de datos siempre nos han dado buenos resultados y no son especialmente caras: nunca nos han costado más de 20 euros.

La última opción sólo debería usarse en caso de emergencia, y siempre con cuidado: el Roaming. Activar la itinerancia de datos puede ser absurdamente caro dependiendo de vuestra compañía, y sólo os recomendamos hacerlo si sois muy consciente de lo que hace vuestro móvil con la conexión a Internet. Sería muy doloroso creer que nos hemos conectado sólo para hacer una búsqueda rápida en Google, y luego descubrir que en realidad, las aplicaciones en segundo plano estaban conectadas a Facebook, actualizando nuestro correo, o conectándose a Clash of Clans. 

Cualquiera de estas técnicas es perfectamente válida, y en general os recomendamos que escojáis estudiando vuestro presupuesto, y la necesidad de estar conectados. Una cosa es esperar un mensaje importante, y otra es no poder desconectarse de Instagram. Que a Internet no lo llaman La Red por nada.