Yahoo sigue comprando compañías en problemas. ¿por qué?

Yahoo sigue comprando compañías en problemas. ¿por qué?

Yahoo es una compañía que ha hecho una serie de compras que han puesto muchos rascarse la cabeza. Marissa Meyer, CEO de la empresa, parece estar empecinada en adquirir un enorme número de pequeñas compañías, muchas de las cuales se encuentran en problemas al momento de la compra. La última de éstas es Rockmelt, una startup que desarrolló un navegador web social que no tuvo éxito entre el público.

La compra de Rockmelt se suma a la adquisición de Summly, un sistema de abreviatura de artículos con un rendimiento poco fiable, Astrid, un manejador de listas de tareas que está a punto de ser cerrado por Yahoo, y un sinnúmero de aplicaciones y compañías que hasta el momento no han demostrado un aporte real a la oferta de la empresa dirigida por Meyer.

Incluso Tumblr, una de las más recientes y más publicitadas compras de Yahoo (por no mencionar una de las más costosas al rondar los US$1.1 billones), no ha resultado ser el éxito que se esperaba; mediciones de tráfico realizadas por Quantcast muestran un descenso constante del número de visitas desde mayo de este año.

Toda esta información pinta un cuadro bastante misterioso alrededor de las políticas de compra de Yahoo. ¿Por qué invertir en la adquisición de compañías para luego descontinuar sus productos? La respuesta podría ser más simple de lo que parece: Yahoo no está tras la compañía, sino que persigue las personas que la crearon; más concretamente los ingenieros y desarrolladores que dieron vida a sus productos.

¿Pero por qué comprar toda compañías si lo que se busca es contratar a sus empleados? La razón es doble: en primer lugar, los procesos de contratación en Silicon Valley son extremadamente competitivos, y Yahoo no es percibida como una de las compañías cool en el sector de tecnología. El segundo motivo tiene que ver con que usualmente los mejores desarrolladores o ingenieros deciden ser empresarios y fundar su propia compañía; de esta manera, la mejor y en ocasiones la única forma de contratarlos es adquiriendo la startup que fundaron.

Bueno, todo esto está muy bien, vaya. Y sin embargo, no responde la siguiente pregunta natural: ¿qué está haciendo Yahoo con el talento que ha adquirido a través de su larga y costosa racha de compras? Para saber esto tendremos que esperar, y rogar que la compañía no se quede sin dinero antes de poder darle buen uso al ingenio y talento de sus nuevos empleados.