Skip to main content

10 gestos que te harán más exitoso en público, según la ciencia

10 razones por las que las starups fracasan

08/08/2018 - 19:00

A menudo no somos conscientes de lo que nuestro cuerpo y nuestro gestos son capaces de transmitir sin que mediemos palabra alguna. Hay muchas situaciones que reflejan esta realidad: en las reuniones de trabajo, por ejemplo, siempre hay quien se sitúa al fondo y trata de ocupar el mínimo espacio, mientras que otros prefieren las posiciones más adelantadas y se extienden sobre la mesa, apoyando codos o manos o inclinándose hacia adelante.

No hace falta ser psicólogo ni comunicador para entender que se trata de dos perfiles muy distintos, que se están manifestando a partir de señales no verbales que están enviando: una es segura de si misma y con tendencia al liderazgo y la otra es más discreta y prefiere estar en un segundo plano.

No vamos a tratar aquí de cambiar la personalidad de nadie. Además este tipo de conductas son difíciles de erradicar porque, como decíamos, van ligadas a una personalidad. Sin embargo, sabiendo del poder que tiene nuestra forma de gesticular o de sentarnos, y del mensaje que mandamos, es útil saber que hay determinados gestos que sirven para comunicar cosas muy concretas, a los demás y a nosotros mismos.

El remedio definitivo para el sudor excesivo en las manos

Si acudes a una entrevista grupal y no quieres que tu inseguridad  quede en evidencia, te interesará saber que hay gestos que te pueden ayudar a camuflarlo e incluso parecer relajado. Como este hay hasta actitudes que te pueden ayudar a parecer más exitoso y carismático. Palabra de la ciencia:

10. ¿Quieres que te escuchen? Usa las manos

Varias investigaciones demuestran que cuando los niños usan gestos a la hora de aprender, retienen mejor la información, lo que también es aplicable a los adultos. Al gesticular damos formas a las ideas, de algún modo las encarnamos, de forma que el mensaje se transmite mejor.

Aunque como todo, la virtud está en la justa medida: tampoco es bueno excederse, ya que los gestos será lo único que vea tu audiencia o tu interlocutor, y pueden denotar que no crees verdaderamente en lo que está diciendo.

9. ¿Estás discutiendo? Ladéate ligeramente

Si durante una discusión estás convencido de tus argumentos y de que pueden cambiar la opinión del contrario, está comprobado que es mejor no mirarle cara a cara o de frente, ya que resulta desafiante, sino ligeramente ladeado, sin retrasarte. De esta manera no estás cediendo en tu posición, pero estás restando tensión al momento.

8. ¿Quieres mostrar empatía? Imita los gestos

Diversas investigaciones concluyen que, dado que todos expresamos emociones de manera no verbal, imitar esos gestos afecta a las nuestras propias, debido a un “mecanismo de retroalimentación anatómica”.

En otras palabras: si imitas las expresiones de tu interlocutor, entenderás mejor cómo se siente, lo que significa que podrás ayudarle mejor a resolver esos sentimientos.

Manos en una reunión

7. ¿Quieres que tu interlocutor se sienta cómodo? Inclina la cabeza

Si en un evento de networking quieres presentarte a un posible cliente o socio, lo mejor para causar una buena impresión inicial es que, al saludarle, inclines la cabeza ligeramente hacia adelante, y si lo acompañas de una sonrisa y contacto visual, trasmitirás confianza y cercanía de inmediato. Mostrándole que estás encantado de conocerle, lo tendrás mucho más fácil para gustarle tú a él.

Esto es muy útil también cuando hay diferencia de estatus entre las partes pero no queremos que se perciba y que el otro no se sienta infravalorado.

6. ¿Estresado? Sonríe

La comunicación no verbal influye en la manera en la que nos sentimos y hacemos sentir a los demás. Si sientes ansiedad o estás nervioso, sin querer fruncirás el ceño o harás muecas que le indicarán a tu cerebro que estás a disgusto con la situación, liberando cortisol y elevando aún más niveles de estrés. Y dar por sentado que tu entorno lo percibirá.

La solución por tanto es sonreír. Aunque te cueste, interrumpirás la generación de cortisol y la situación se volverá más manejable.

5. ¿Quieres sentirte más seguro? Pon las manos en la cintura

Imagina que estás a punto de salir al escenario para presentar tu startup frente a un grupo de inversores. Si es tu primera vez, estarás nervioso (seguramente también lo estarás en las ocasiones sucesivas). Un consejo para relajarte y coger confianza en ti mismo es ponerte de pie y poner la manos en tu cintura con los codos hacia afuera (como si fueras Superman); quienes lo hacen aseguran que funciona.

4. ¿Quieres controlar una situación delicada? Cruza los brazos

Tradicionalmente se ha asociado el gesto de cruzar los brazos a temor o inseguridad, ya que es una forma de aislarse del entorno cuando este es hostil. Sin embargo, puede ser positivo en ciertas situaciones: por ejemplo, cuando te enfrentas a un problema complejo, ayuda a meditar sobre ello y encontrar soluciones, y ademá el contacto humano (aunque sea el tuyo propio) proporciona confort ante situaciones estresantes.

3. ¿Tienes miedo? Flexiona tus músculos

Cuando estés tenso o te entre ansiedad ante cierta situación, flexiona tus músculos. Cuello, muñecas o piernas es una buena forma de empezar. Verás que de forma casi inmediata tu cuerpo se relaja y los niveles de tensión bajan.

2. ¿Quieres parecer confiable? Recurre al tacto

Si quieres transmitir confianza a tu interlocutor, darle la mano o ponerla sobre su hombro creará un vinculo diferente, te hará sonar más sincero e incluso te puede ayudar a parecer más atractivo. Cualidades todas muy interesante si, por ejemplo, eres comercial.

Aunque cuidado: te puede salir mal si la otra persona rehuye del contacto físico (las hay) o si te mueves en una cultura que no es la mediterránea. En Asia, y más concretamente en China, tocar al otro es prácticamente inasumible.

1. ¿Quieres ser más innovador o creativo?

La creatividad es una de las cualidades más valoradas en un profesional. En contra de lo que algunos creen, no es un don especial sino que todos podemos trabajarla. Si tienes un proyecto en marcha pero te sientes atascado y las idas no fluyen, algunos estudios recomiendan tumbarse. La explicación es que cuando estamos de pie liberamos noradrenalina, una sustancia química que atenta la presión arterial e inhibe la calidad creativa.

Ver ahora: