Skip to main content

10 prácticas demostradas científicamente que ayudan a aprender cualquier cosa más rápido

Chica estudiando

DepositPhotos

01/10/2022 - 13:35

Gracias a estas técnicas de aprendizaje ya no habrá nada que se te resista en este proceso de la vida.

El aprendizaje es fundamental en nuestra vida, una enseñanza continua que vamos adquiriendo conforme avanzamos en la educación y entrenamos a nuestro cerebro para que entienda, de forma natural, cada uno de los conceptos con el paso del tiempo.

Y el aprendizaje no tiene por qué ser aburrido, porque trata de una enseñanza dentro de la educación donde podemos acabar haciendo mucho más eficiente a nuestro cerebro pero, para ello, deben ponerse en práctica una serie de métodos y ahora gracias a la neurociencia tenemos la clave.

Muchas veces se dice que estudiar es muy aburrido pero aprender es satisfactorio, y es que el ser humano está en un continuo camino de aprendizaje y conocimiento, sobre todo en las primeras etapas, y debe conocer los entresijos de su cerebro y los mejores métodos de aprendizaje para alcanzar cada uno de los éxitos, sea en su trabajo como en los estudios.

Es por ello que queremos destacarte hasta 10 métodos para que el cerebro procese y retenga mejor la información y que puedes poner ahora mismo en práctica tanto para tu trabajo como para los estudios.

VIDEO

[CH] Quarky, el robot para aprender Inteligencia artificial

Los mejores métodos para aprender rápido

Aunque creas que está desfasado, tomar notas con lápiz y papel se hace fundamental para aprender más rápido, y es que se ha demostrado que aquellas personas que escriben notas procesan y retienen la información de forma más eficiente y aprenden más respecto a los que toman notas en el ordenador.

Por otra parte a la hora de tomar notas deben ser totalmente efectivas, y es que cuanto mejores sean nuestras notas más aprenderemos. Para ello debemos saber cómo tomar notas completas y precisas para recordar conceptos.

Y a la hora que nos pongamos a estudiar todas estas notas y apuntes, debemos distribuir nuestros tiempos en múltiples prácticas o sesiones de estudio, y es que se ha demostrado que el uso de sesiones de estudio cortas y espaciadas va a fomentar el aprendizaje a diferencia de esas largas sesiones intensivas que suelen promover más el aprendizaje de memoria y que acabamos olvidando horas después.

Y a la hora de distribuir nuestros tiempos en las sesiones de estudio es fundamental que duermas, que duermas mucho. Y es que dormir entre las distintas sesiones de estudio es lo mejor para procesar la información de forma más eficiente.

Por otra parte aunque creas que has dado con la sesión de estudio adecuada es importante que modifiques tu práctica, y es que hacer pequeños cambios durante sesiones de prácticas repetidas te va ayudar a dominar mejor una habilidad.

No debes dejar pasar la ocasión de utilizar algún recurso mnemotécnico como puede ser un patrón de letras, sonidos u otras asociaciones que puedes hacer para recordar mejor un concepto.

Si bien es bueno que tomemos descansos y durmamos entre las sesiones de estudio, también debemos realizar descansos mentales, aunque sean cinco minutos, para permitir que nuestro cerebro procese la nueva información. Así que si no quieres dormir, siempre tómate un buen descanso mental.

Y sí, es fundamental que nos mantengamos hidratados durante nuestras largas sesiones de estudio, con una buena botella de agua porque la salud es importante para esta cuestión.

Y si usas varias formas para el aprendizaje, vas a poder utilizar mayores regiones del cerebro para almacenar información sobre un tema en particular.

Finalmente es fundamental que conectes lo que aprendes con lo que ya sabes, y es que cuando puedas relacionar los nuevos conceptos con ideas que ya comprendes, más rápido aprenderás la nueva información.

Y es que si encuentras formas de encajar la nueva información con el conocimiento que ya tienes, te ayudará a entenderlo mejor y podrás recordarlo con mayor precisión.

Y además