Skip to main content

11 errores que seguramente cometes en tu blog

escribir

Depositphotos

28/08/2020 - 07:11

A la hora de abrir un blog y sobre todo si su fin es monetizar sus contenidos tienes que procurar que todo salga a pedir de boca, llevando una exhaustiva edición y recopilación de información interesante, adaptando el lenguaje a tu público objetivo y empleando formatos interesantes e innovadores.

Más que de aciertos, hoy hablaremos de cuáles son los errores más frecuentes en el mundo del blogging y a su vez, de las posibles soluciones que puedes implementar para repararlos.

Sigue leyendo para conocer cuáles son esos fallos de principiante que deberían desaparecer de tu blog y la mejor forma para darles la vuelta.

Recurrir a ideas aleatorias para tu contenido

En muchas ocasiones, es frecuente al comenzar a redactar los primeros post de un blog, recurrir a fuentes de inspiración aleatorias o casuales, que pueden sobrevolar tu cabeza mientras te duchas, paseas o viajas en autobús. Sin embargo, es importante recordar que el blog debe tener un eje temático común y unos contenidos programados de forma previa.

La solución pasa a responder a objetivos más amplios de tu compañía o proyecto, por lo que es aconsejable que te marques pequeñas metas y cuestiones específicas que resuelvan las necesidades de tus clientes potenciales. Programar reuniones con la plantilla de trabajadores puede ser muy positivo para planificar las líneas a seguir.

Escribir de manera excesivamente técnica y rígida

Un blog no es un manual técnico ni un ensayo científico, sino que sus contenidos deben propiciar que la gente disfrute de la lectura, aportando valor sobre el sector relacionado con el proyecto. Por eso, captar la atención y despertar el interés deben ser máximas a seguir, propiciando una escritura amena, ágil y con ritmo adaptada al modo de lectura de Internet, los mapas de calor y la tendencia de los usuarios a escanear previamente el contenido.  

Una solución a este problema es escribir como se habla, con un enfoque conversacional que humanice tu marca y que el lector pueda percibir como cercano a nivel emocional. También puedes recurrir al humor y a los juegos de palabras.

Creer que tu público se interesará permanentemente por tus contenidos

Un buen comienzo en el ámbito del blogging no es sinónimo, ni muchísimo menos, de un interés perpetuo en tus historias, sino que debes aspirar a mantener y mejorar la calidad y el interés. De hecho, el comienzo será un terreno embarrado, puesto que nadie tiene a priori porqué interesarse en las experiencias o contenidos que difundes.

Debes intentar mostrar y proyectar tu propia personalidad en la escritura del blog, haciendo de la redacción un estilo único y personal. Puedes optar por hacer referencias a la cultura pop, elaborar tus propios contenidos multimedia, aliñar con sentido del humor tus mensajes o ser cronista de determinados eventos. Lo importante es que sepas que ser impersonal no te ayudará a lograr tus objetivos. Tu tono debe ser personal. accesible y atractivo.

Quién mucho abarca, poco aprieta

Muchas veces, los bloggers principiantes intentan cubrir un espectro temático demasiado amplio e inexacto, excesivamente ambicioso de hecho, al estilo Negocios o Cómo hacer dinero en Internet. Sin embargo, funcionan mucho mejor los blogs de nicho con temáticas más específicas, que atesoran mayor calidad al ser menos generalistas y tienen más posibilidades de conversión y monetización con respecto a la audiencia. 

Como solución, crea títulos muy específicos, lo que en términos de SEO se conoce como long tail, investiga a fondo acerca de ellos e intenta generar un resultado completo en un molde ameno para tu público.

Escribir un tratado de diez páginas

Un blog no es un libro, ni una enciclopedia. Debes tener en cuenta que muchas personas echarán un vistazo a las negritas, a los subtítulos, al titular o a la fotografía para decidir si van a consumir ese contenido. Debes aprender a esquematizar tus ideas, dividirlas por párrafos, segmentar la información y etiquetarla mediante títulos, índices y viñetas para que resulte más atractiva.

Las listas, las presentaciones en Slideshare, los vídeos o los rankings son algunos de los formatos más populares en el mundo del blogging. No recurras a párrafos ni a frases demasiado largos, no emplees un lenguaje pomposo y apóyate en elementos gráficos para explicar mejor la información.

No apoyas tus argumentos en datos precisos

Tus afirmaciones resultarán más convincentes si están referenciadas y apoyadas en estudios, datos estadísticos o fuentes contrastadas y explícitas. Debes apoyarte en el contraste de información y en la investigación propia para alcanzar una buena reputación online y resultar fiable para tus lectores.

Por lo tanto, respalda tus opiniones y análisis en datos veraces, sostén tus argumentos con explicaciones adecuadamente desarrolladas. Las fuentes oficiales son altamente recomendables. 

Plagiar, duplicar o no citar el uso de contenido ajeno

Muchos bloggers principiantes recurren inocentemente el copia pega como táctica de plagio de contenidos, en lugar de invertir tiempo en generar contenidos propios, originales y bien referenciados. Además de poder ser claramente penalizado por Google por tus malas prácticas, los lectores pueden percatarse de tu falta de estilo y abandonar la lectura, así como recibir denuncias de los autores originales.

Trucos para conseguir más seguidores en Facebook sin inversión

Si utilizas contenido ajeno, cita las fuentes y enlaza a las páginas web que has empleado para desarrollar tus argumentos. Por otra parte, el contenido inédito y propio te aportará un gran valor como blogger. 

No editar tu contenido

Publicar contenido en un blog no es escribir y punto, sino que implica una importante labor de edición. Debes revisar cada post escrito, corregir la ortografía, enriquecer los textos y apostar por el storytelling como estrategia narrativa.

Ten en cuenta que una mala gramática, ortografía o sintaxis son errores imperdonables a ojos de los lectores que pueden hacer que pierdas visitantes para siempre. Si detectas algún error a posteriori, ya sea de formato o contenido, repáralo y pide disculpas a tus usuarios.

Falta de coherencia

La falta de coherencia es un grave error para tu blog, ya sea temática o de estilo. Este rasgo es tanto o más importante que el volumen para conseguir un nivel de tráfico creciente y seguidores de calidad que realmente te permitan monetizar tus contenidos. 

La coherencia también es alusiva a la frecuencia. No tiene ningún sentido que publiques cinco post en una semana y luego pases un mes sin actualizar los contenidos. Por ello, una solución es la calendarización rigurosa y contar con una buena estrategia de contenidos. 

Obsesionarte con el tráfico desde el comienzo

El SEO es un apartado que deberás cuidar y trabajar con mucho esfuerzo antes de poder palpar resultados visibles. No achaques la falta de tráfico a un error prematuro, ya que aunque lo estés haciendo genial el tráfico orgánico suele tardar en llegar.

Tu objetivo debe ser trabajar el posicionamiento a largo plazo y basándote en la calidad de los contenidos, las dinámicas en redes sociales y la relevancia que van adquiriendo las entradas que publicas. Es recomendable escribir acerca de contenidos que no caduquen y su interés perdure en el tiempo.

No tener boletín para suscriptores

Las listas de suscriptores son uno de los mejores medios para captar visitantes y fidelizar a tus lectores más habituales. El hecho de que puedan recibir cada nueva entrada impulsará tu tráfico, aumentará tus visitas y te otorgará mayor visibilidad a nivel de posicionamiento en buscadores. 

Por ello, busca una herramienta de email marketing que te permita diseñar newsletters de forma efectiva, da la bienvenida a los nuevos suscriptores y suma así líneas de apoyo para que cada vez más usuarios conozcan tu blog.

Este artículo fue publicado en TICbeat por Andrea Núñez-Torrón Stock.

Y además