Skip to main content

3 grandes trucos que debes seguir al preparar tu pizza casera

pizza

Depositphotos

Andrea Núñez-Torrón Stock

13/10/2020 - 07:30

Si te encanta disfrutar de una buena pizza casera, mejora el resultado final echando mano de las recomendaciones del chef Pino Prestanizzi, cocinero calabrés que regenta una de las mejores pizzerias clásicas de Barcelona, y que además tiene un canal de YouTube.

Hecha en casa y con ingredientes frescos y saludables, la pizza puede ser un plato ocasional sano y completo, ideal para compartir con tus seres queridos. Si quieres sorprenderlos, puedes tirar mano de los consejos expertos de Pino Prestanzzini, un pizzero italiano que en la actualidad cuenta con 788.000 suscriptores en YouTube y 78.000 seguidores en Instagram.

En sus redes sociales y vídeos de YouTube Prestanzzini resuelve retos virales, cata productos, cocina con famosos youtubers y comparte recetas para hacer en casa como pasta carbonara, la auténtica lasgna, el tiramisú, la focaccia, el pesto y por supuesto, la pizza, con su correspondiente masa casera. Hoy te daremos tres de sus trucos -que cuentan con millones de reproducciones detrás- para conseguir que las pizzas te salgan como un auténtico chef italiano.

El truco para la masa perfecta en tres minutos

La masa debe contar con los siguientes ingredientes: 500 gramos de harina tipo 00, 350 centilitros de agua, 10 gramos de levadura (una cucharada), 20 gramos de sal y un buen chorro de aceite de oliva virgen. Mezcla la levadura con la harina, añade la mitad del agua, mezcla, la pizca de sal, sigue mezclando, incorpora el chorro de aceite y el agua que queda y ponte a amasar con esas manos hasta que quede una bola que no se te pegue a las manos.

¿El secreto? Dejarla tapada y cubierta con un trapo durante dos horas para que leve, sin que le entre ni pizca de aire.

Temperatura idónea del horno

No tendrás la suerte de tener horno de leña como el de esta imagen, pero el tuyo eléctrico también sirve. Es importante aceitar bien la bandeja sin miedo e ir repartiendo la masa con la forma de la bandeja dando suaves golpes con las yemas de los dedos. 

El horno debería estar encendido a la temperatura máxima, lo ideal seria a 300 grados, o en su defecto, a la temperatura máxima, con lo que tardará un poco más en hacerse. Añade orégano, albahaca, aceite y sal a la salsa de tomate e incórporala a la masa y métela en el horno, al principio sin ningún ingrediente más, durante unos minutos -depende mucho de la potencia del horno, entre cinco y diez minutos es lo habitual-.

El momento perfecto para echar el queso... y también el orégano

Recuerda incorporar el orégano a la salsa de tomate, y si quieres añadir orégano fresco por encima, hazlo unos minutos antes de sacar la pizza del horno.

Saca la pizza a la mitad del horneado para añadir el queso a tu gusto -esto permitirá que el queso no se queme-. Lo clásico es mozarella, también puedes añadir pimiento, champiñones, alcaparras, cebolla... lo que desees.

Este artículo fue publicado en TICbeat por Andrea Núñez-Torrón Stock.