Skip to main content

3 motivos por los que siempre deberías comer algo después de hacer deporte

Por qué es bueno comer después de hacer deporte.

04/05/2018 - 19:45

Para mantenerte sano y en forma es tan importance hacer ejercicio como alimentarte bien. De nada sirve hacer un entrenamiento muy intenso si la nutrición no es la correcta: no sólo no sacarás partido al esfuerzo sino que no estarás listo para el próximo entrenamiento, y por eso debes comer después de hacer deporte.

Son sólo algunos de los motivos. Hay algunos más por los que siempre hay que comer después de entrenar, y no cualquier cosa, sino los alimentos correctos para que tu cuerpo aproveche el entrenamiento y esté al 100% para el próximo día. Comer es tan importante como entrenar, y eso es algo que deberías tener siempre en mente.

1. Prevenir la deshidratación

Cuando haces deportes, sudas. Da igual que no haga calor o que el ejercicio no sea muy intenso. Aunque no lo notes, tu cuerpo está eliminando líquido para regular la temperatura corporal, eso es peligroso a medio plazo.

Es difícil sufrir deshidratación por hacer deporte, pero por si acaso deberías beber agua constantemente durante y después de hacer ejercicio. Y no sólo agua: hay alimentos que también aportan líquido y otros nutrientes, sobre todo frutas como la sandía o el melón.

Calcula cuántas calorías quemas con una de estas smartbands deportivas

2. Evitar el dolor de cabeza y las bajadas de azúcar en sangre

Durante el ejercicio, el organismo utiliza fuentes de energía primarias como el glucógeno en sangre. Es la gasolina de los músculos, pero no es eterna. Después de una sesión de entrenamiento especialmente intensa debes comer para reponer este glucógeno, pues de lo contrario tus músculos no se recuperan igual.

Además, puede que la bajada de azúcar en sangre provocada por el deporte te dé dolor de cabeza.

3. Maximizar la ganancia muscular...o reducir la pérdida de fibra

Durante el ejercicio físico se rompen fibras musculares, y estas fibras deben ser reconstruidas. Cuando tu organismo las vuelve a formar, son más fuertes. Es por eso que el entrenamiento nos hace más fuertes y resistentes.

Sin embargo, para reconstruir fibras musculares necesitas proteínas, y esas proteínas son el motivo por el que debes comer después de entrenar. La llamada ventana metabólica no existe, o al menos no hay evidencia científica de su existencia. Lo recomendable es comer desde que termina el entreno hasta dos horas después.

La combinación ideal está formada por hidratos y proteínas, digamos un bocadillo de pavo, o avena con yogur. Son sólo dos ejemplos.

Ver ahora: