Skip to main content

4 trucos para ingerir menos plástico con las comidas

comida en plastico

Depositphotos

user

13/07/2020 - 07:29

El agua embotellada que bebes y la comida que te llevas a la boca cada día contiene una cantidad de plástico mucho más significativa de lo que crees. Así puedes reducirla.

El plástico es la plaga del siglo XXI: contamina el medio ambiente, daña a los ecosistemas marinos de forma irreversible, tiene presencia en el agua y acaba en los órganos de los seres vivos. Varios estudios recientes han intentado cuantificar cuánto plástico estamos ingiriendo y los resultados son alarmantes.

Echando un vistazo a las investigaciones más recientes, destaca un estudio canadiense publicado en junio de 2019 que halló que los humanos ingerimos al menos 50.000 partículas de plástico por año, una cifra que podría estar subestimada ya que solamente se analizó el 15% de los alimentos en una dieta típica. Otro estudio australiano es más inquietante, puesto que afirma que el ser humano promedio ingiere 5 g de plástico por semana, o el equivalente de una tarjeta de crédito.

Y ahora llega la pregunta clave: ¿es posible comer menos plástico? Repasamos algunas de las medidas que puedes llevar a cabo

1. Beber agua del grifo

El estudio canadiense mencionado anteriormente encontró que aquellas personas que consumen agua embotellada tomaron 90.000 partículas microplásticas adicionales por año, en comparación con los bebedores de agua del grifo, que solo ingirieron 4.000 partículas adicionales. Así pues, deberías evitar el consumo de bebidas embotelladas de plástico de todo tipo, no solamente agua, refrescos o zumos.

2. Evitar los envases de plástico

Aunque es una medida difícil de implementar, es recomendable comprar a granel y optar por productos frescos no envasados en plástico ni bandejas de poliestireno. Lleva tu bolsa de tela, frascos de cristal o caja de cartón. Desde Consumer Reports sugieren evitar tipos específicos de envases de plástico. Aquellos con los números 3, 6 o 7 en la parte inferior "indican respectivamente la presencia de ftalatos, estireno y bisfenoles, por lo que es posible que desee evitar usarlos".

3. No calentar la comida en envases de plástico

El plástico y el calor no están destinados a mezclarse, ya que pueden hacer que el plástico filtre sustancias químicas (y micropartículas) en los alimentos. Si almacenas alimentos en plástico, transfiéralos a vidrio o cerámica antes de calentarlos en el microondas. Consumer Reports señala que la Academia Estadounidense de Pediatría "también recomienda no poner plástico en el lavavajillas". Tenlo en cuenta.

4. Limpieza óptima del hogar

El polvo en nuestros hogares está lleno de productos químicos tóxicos y pedazos de microplásticos. Los investigadores dicen que proviene de muebles y telas sintéticos que se descomponen con el tiempo y se adhieren al polvo doméstico, derivado a posteriori a nuestros alimentos. Aspira de forma regular y no te olvides de ventilar. 

Este artículo fue publicado en TICbeat por Andrea Núñez-Torrón Stock.