Skip to main content

Los 5 trabajos que desaparecerán cuando llegue el coche autónomo

Profesiones que desaparecerán con el coche autónomo

Redacción Computer Hoy

04/12/2017 - 09:19

El coche autónomo está a la vuelta de la esquina. Hasta hace algún tiempo era solamente un concepto lejano y más bien propio de las películas de ciencia-ficción, pero la conducción autónoma ha avanzado a velocidad de vértigo en los últimos años, hasta tal punto que empresas como Google ya están ofreciendo servicios de transporte de pasajeros sin conductor. Pero hablar de esta tecnología equivale también a aceptar una dura realidad: con este imparable avance de la tecnología, se van a perder muchos trabajos en las próximas décadas.

Que los robots nos van a quitar nuestros puestos de trabajo es una realidad. La tecnología es mucho más eficiente que el ser humano en todos los sentidos: ni se pone mala, ni tiene que descansar los fines de semana ni debe someterse a una normativa de derechos laborales. El coche autónomo puede estar circulando por la carretera las 24 horas del día durante los 365 días del año, y eso está claro que representa una alternativa muy tentadora para las grandes empresas.

Tal y como recogen nuestros compañeros de motor en Top Gear, en cuanto lleguemos al nivel 5 de conducción autónoma (es decir, el nivel máximo: cuando el coche ya es capaz de tomar todas las decisiones por sí mismo) habrá cambios radicales en las profesiones actuales.

5 profesiones que desaparecerán con el coche autónomo

Llegado el momento en que un coche sea capaz de conducir por sí mismo, ¿en qué lugar quedarán los conductores profesionales? Y si son coches en los que se puede garantizar que jamás tendrás accidentes, ¿qué pasará con los talleres de chapa y pintura? Veamos qué profesiones son las que corren el mayor riesgo de desaparecer en el momento en que esta tecnología llegue a su máximo esplendor.

1. Agentes de tráfico

Agentes de tráfico

¿Para qué arriesgar la vida de un agente de tráfico que está expuesto en la calzada avisando a los conductores de un accidente de tráfico, si los coches autónomos estarán conectados entre ellos y, por lo tanto, se podrán anticipar con muchos kilómetros de distancia de un peligro en su camino? Eso por no hablar de las multas, que perderán por completo su razón de ser en el momento en el que en las carreteras únicamente haya coches sin conductor. Salvo que te hackeen, tu coche nunca sobrepasará los límites de velocidad.

Google descartó la conducción semi-autónoma porque los conductores se quedaban dormidos

2. Talleres de chapa y pintura

Taller

En un mundo en el que los coches se conducen solos, las situaciones de peligro a las que a diario se enfrentan los conductores prácticamente desaparecerán de un día para otro. Los accidentes en carretera se reducirán casi hasta el cero con la eliminación del factor humano, y si eso sucede... ¿qué va a pasar con el taller de chapa y pintura que a día de hoy vive de arreglar pequeños golpes, arañazos y grandes siniestros? Entre eso, y el poco mantenimiento que requieren los coches eléctricos, está claro que los talleres de toda la vida deberán reinventarse para poder sobrevivir a esta revolución.

3. Perito de seguros

Accidente de tráfico

Si de aquí a las próximas décadas llega un momento en el que ya no hay siniestros entre los coches, e incluso en caso de haberlos todo se resuelve revisando las múltiples cámaras de seguridad que lleva cada coche autónomo (así como también los registros de su avanzado sistema informático), la profesión del perito de seguros que a día de hoy debe analizar los accidentes de tráfico para identificar al culpable también pasará a un segundo plano. Incluso ya a día de hoy, los sistemas de los coches están sirviendo para aclarar los motivos de un accidente.

4. Repartidores, taxistas, camioneros...

Todo aquel trabajo que a día de hoy realizan las personas que conducen al volante de un coche es susceptible de ser sustituido por un vehículo sin conductor. Empresas como Uber están invirtiendo millones de dólares en preparar una flota de coches autónomos, y su objetivo a largo plazo es que sus servicios de transporte de pasajeros estén formados única y exclusivamente por coches sin nadie al volante. Eso se aplica también para muchas otras profesiones como la de repartidor, la de camionero, la de conductor de autobús...

El primer autobús autónomo choca a las dos horas de estrenarse

5. ... y no solamente por tierra: también por aire y mar

Avión de la NASA

Pero el coche autónomo, si lo entendemos como un concepto de un vehículo que no necesita a una persona a los mandos para desplazarse, también va a suponer un antes y un después en muchos otros medios de transporte: aviones, barcos, trenes... todos ellos susceptibles de ser manejados al cien por cien por una máquina, y no por un humano. Esta revolución ya ha empezado a pequeña escala con los drones autónomos, pero seguro que irá a más en los próximos años.

Ver ahora:

Sobre el autor

Tecnología, gadgets, informática e Internet. Informamos en la web como lo hacemos también en la revista de #tecnología más vendida en España.

Te recomendamos