Skip to main content

5 trucos para ahorrar 1.000 euros para un fondo de emergencia

Fondo de emergencia

Gettyimages

12/08/2020 - 17:44

Es una idea sensata disponer de un fondo de emergencia de al menos 1.000 euros. Los expertos nos explican cómo conseguirlo.

Ahorrar no es nada fácil, especialmente cuando el sueldo apenas te llega para comer, gastos y alquiler. Pero los expertos en economía, y el sentido común, aconsejan tener una pequeña reserva. Te contamos cinco trucos para ahorrar 1.000 euros para un fondo de emergencia.

Vivir al día es peligroso, porque nunca sabes cuándo vas a tener un gasto extra que no esperabas: una avería del coche o de un electrodoméstico vital, una ortodoncia, o cualquier otro gasto imprevisto. Si no quieres recurrir a préstamos que posiblemente conlleven intereses, o luego no estés seguro de que lo puedas devolver, lo más sensato es disponer de un fondo de emergencia.

Los expertos aconsejan dotarlo con al menos 1.000 euros, pero lógicamente como más grande sea, mejor. De esta forma podrás afrontar con tranquilidad cualquier gasto que no esperabas.

Vamos a ver cinco consejos para ahorrar 1.000 euros para un fondo de emergencia, según nos revelan los expertos de Business Insider.

Son consejos que sirven para todo, no solo para un imprevisto, así que puedes aplicarlos siempre que quieras ahorrar un poco de dinero.

Abre una cuenta de ahorros

La primera norma básica para ahorrar, es tener cuentas separadas para las operaciones cotidianas, y los ahorros. SI intentas ahorrar en la misma cuenta en la que ingresas el sueldo y pagas los gastos, no lo conseguirás.

Abre una segunda cuenta en el mismo banco, o mejor aún, en otro diferente para que las transferencias no sean inmediatas, y así te cueste más sacar el dinero de la cuenta de ahorro.

Aunque ahora hay menos que antes, intenta buscar cuentas de ahorro que te den un rendimiento por el dinero ahorrado.

Usa transferencias automáticas

Ahorrar tiene un fuerte componente emocional. Nos supone un esfuerzo, y nuestro cerebro va a poner todo tipo de excusas posibles para que no lo hagamos. Meter dinero voluntariamente en la cuenta de ahorro es duro, así que elimina el componente emocional haciendo que el banco coja el dinero automáticamente, sin que tu intervengas.

Configura una transferencia automática de la cuenta de tu nómina a la de ahorro, para el día siguiente del cobro. No importa que solo sean 10 o 20 euros, pero hazlo. Verás como hay meses que ni te acuerdas, y ese dinero se irá acumulando en tu cuenta sin demasiado esfuerzo.

Telegram

ComputerHoy.com en Telegram

Si te gusta estar al día de las últimas ofertas y recomendaciones de productos, puedes seguirlas en tiempo real en el canal de Computerhoy.com en Telegram, en el que te mantendremos informado de los últimos descuentos en tecnología.

Recorta gastos hormiga

Todo el mundo sucumbimos a los gastos hormiga. Son pequeños gastos de unos pocos euros que hacemos porque pensamos que son tan pequeños, que no influyen en nuestra economía. Pero lo hacen.

Quizá tienes la costumbre de comer todos los jueves en un restaurante, o tomarte una cerveza al salir del trabajo. O todas las semanas compras un par de juegos en Steam, o en las tiendas de Nintendo y PlayStation. Apenas te cuestan 4 o 5 euros, pero todo suma. Elimina alguno de estos gastos hormiga al mes, y ese dinero que te ahorras mételo en el fondo de emergencia. Verás como poco a poco va aumentando...

Vende de segunda mano

Seguro que en algún trastero aún conservas tu penúltimo móvil, una pulsera de actividad que nunca llegaste a usar, lo videojuegos que ya te has terminado. Quizá, algún juguete antiguo, tus viejos DVD, esa impresora que ya no utilizas...

Hoy en día resulta muy sencillo vender de segunda mano por Wallapop, Cash Converter, eBay, etc. Aunque no te den mucho, si vendes varias cosas irás sacando algún dinero que hará crecer tu fondo de emergencia.

Cuando tengas reserva, invierte

Si has llegado a los 1.000 euros... ¡enhorabuena! Pero no hay que pararse aquí. Sigue aplicando las mismas medidas para aumentar esa cantidad. Y apóyalas con una inversión. Habla con un asesor financiero o tu propio banco, y pregunta cómo puedes invertir una parte de ese ahorro, para que crezca aún más.

Eso sí, no inviertas más del 30% de tus ahorros, porque toda inversión conlleva un riesgo...