Skip to main content

7 trucos para ahorrar electricidad cuando teletrabajas y pagar menos en la factura

Teletrabajo

Enrique Fernández

06/01/2022 - 07:35

Si trabajas desde casa es muy recomendable que intentes ahorrar todo lo posible en energía para no hacer frente a una factura muy abultada. A continuación, se muestran 7 consejos que te ayudarán a ahorrar en la factura de la luz cuando teletrabajas.

Trabajar desde casa puede ser realmente cómodo: ahorras tiempo en transporte y desplazamientos, tienes la opción de organizar el tiempo como quieras y es más fácil conciliar la vida familiar.

Sin embargo, esta modalidad también tiene ciertas desventajas. La más evidente de ellas es que el consumo energético en casa es mayor y el trabajador puede acabar pagando más en la factura.

A esto hay que añadir que el coste de la luz es cada vez más elevado y no se espera que vaya a reducirse a lo largo de los próximos meses, lo que supone un problema para el bolsillo.

VIDEO

[CH] Cuadro que esconde estación de teletrabajo

Debido a ello, resulta de interés conocer las mejores recomendaciones y consejos para poder ahorrar dinero en el recibo de la luz mientras trabajas desde casa.

Aprovechar la luz del día, planificar la jornada, usar la temperatura más óptima o priorizar los dispositivos de bajo consumo son algunas claves a tener en cuenta, pero no las únicas.

A continuación, se muestran 7 trucos que te ayudan a ahorrar en al factura de la luz cuando teletrabajas.

No dejes las cosas en manos del azar: ¡planifica!

Intentar que tu jornada en casa sea lo más parecida posible a la que tienes en la oficina es esencial para ahorrar dinero, sobre todo si no estás acostumbrado a trabajar en remoto.

Seguir de forma estricta un horario te puede ayudar a no trabajar más de 8 horas, lo que acaba repercutiendo necesariamente en un gasto mayor. 

Otra parte importante de la planificación es la de delimitar el espacio de trabajo y separarlo del que tienes para el descanso

De este modo, evitas posibles distracciones que terminan por generar un gasto energético más alto del que deseas.

La luz del día será tu mejor aliada

Si tienes la opción de horario flexible lo mejor es que empieces tu jornada cuando ya haya suficiente luz natural, así no tendrás que encender los interruptores durante gran parte de la jornada.

En este punto también es básico elegir una zona de casa que reciba luz suficiente y durante el máximo número de horas posible. No escojas una habitación oscura aunque te pueda parecer más cómoda.

No te pases con la temperatura

En invierno es muy tentador poner la calefacción muy alta para poder estar en manga corta y no pasar frío, pero si quieres ahorrar vas a tener un problema con este aspecto.

La temperatura ideal para estar cómodo en invierno se consigue poniendo el termostato en torno a los 20ºC. Puedes tener el mismo problema en verano con el aire acondicionado. En este caso debe estar a 25ºC.

Lo ideal es que no tengas que usar la calefacción o el aire acondicionado de forma continuada durante todo el día, sino mantenerlos encendidos el tiempo justo.

Purgar los radiadores, no ventilar la casa en las horas centrales del día y vestir con ropa adecuada son consejos a tener en cuenta para no encender demasiado la calefacción en invierno.

Intenta comer en los horarios más económicos

Cocinar y comer en casa es otro de los gastos que acarrea el teletrabajo.

Lo mejor es tener en cuenta los tramos horarios de la factura de la luz. La hora más óptima para cocinar es entre las 14:00 y las 18:00, ya que te encontrarás en el tramo llano.

Preparar el desayuno antes de las 8:00 también te va a ayudar, pues el tramo más caro de la factura empieza a partir de esa hora. 

Utiliza dispositivo de bajo consumo

Una buena alternativa para el frío es usar radiadores y estufas de bajo consumo, pues te ayudarán a ahorrar en el recibo. 

Usar bombillas LED también es una opción interesante si no quieres que el coste de la factura se dispare por trabajar en casa. 

Siempre es mejor un ordenador portátil

Es posible que te resulte más cómodo usar un ordenador de sobremesa, pero debes saber que el gasto energético será menor si optas por un portátil. 

La Agencia de Medio Ambiente de Francia (ADEME) estima que un portátil consume hasta un 50% menos que un ordenador de sobremesa. 

La ventaja de estos dispositivos es que puedes tenerlos desconectados de la corriente durante buena parte de la jornada, sobre todo si la batería es duradera. No cometas el error de enchufarlo todo el día.

No olvides ajustar la potencia contratada

Este es un punto en el que no piensa todo el mundo, pero que resulta también básico en el sentido del ahorro.

Lo importante es que la potencia vaya en consonancia con las necesidades que tienes realmente como cliente, sin que te quedes muy por encima o por debajo. 

Puedes consultar tu histórico de consumo eléctrico y la potencia utilizada en la plataforma Datadis

Este artículo fue publicado en Business Insider España por Enrique Fernández.

Y además