Skip to main content

Este cocodrilo con dientes del tamaño de plátanos era capaz de cazar dinosaurios

DeinosuchusDa

Daderot (Wikimedia)

15/08/2020 - 06:45

Un equipo de investigadores de la Universidad de Iowa ha llevado a cabo un estudio que confirma que los cocodrilos gigantes Deinosuchus tenían dientes del tamaño de plátanos y podían cazar incluso dinosaurios grandes.

Es asombroso poder echar la vista atrás para vislumbrar cómo era la vida en la Tierra hace millones de años y qué tipo de seres la habitaban. Los fósiles tienen mucho que contarnos, y gracias a la paleontología conocemos muchos detalles de las diversas especies que han pisado nuestro planeta a lo largo de su historia.

Si retrocedemos hasta el período Cretácico de la Era Mesozoica podemos encontrar a los Deinosuchus (cocodrilo terrible en griego), un género de reptiles que se encuentra entre los mayores (quizás los más grandes) crocodilianos de todos los tiempos, un género que incluye a los cocodrilos, los gaviales, los aligátores y los caimanes.

Este tipo de cocodrilo gigante vivió en hábitats acuáticos de América del Norte hace entre 75 y 82 millones de años. Con un tamaño de hasta 10 metros de longitud, el Deinosuchus era el depredador más grande de su ecosistema.

Deinosuchus

Fósil de Deinosuchus en el Museo de Historia Natural de Londres

Ghedoghedo (Wikimedia)

A partir de investigaciones anteriores realizadas sobre restos craneales y marcas de mordeduras en huesos fósiles de dinosaurios, los paleontólogos han especulado durante años acerca de la posibilidad de que estos cocodrilos cazaran dinosaurios grandes y se alimentaran de ellos.

Hasta el momento, los científicos desconocían al animal completo, pero en este nuevo estudio los investigadores han examinado nuevos especímenes, lo que les ha permitido confirmar que estas enormes bestias tenían el tamaño y la fuerza suficiente para hacerlo.

El equipo ha constatado que los ejemplares de este género podían tener enormes dientes del tamaño de plátanos. Poseían un cráneo de grandes dimensiones con un hocico largo y ancho, abultado en la parte delantera alrededor de la nariz. Esta característica lo diferencia de los cocodrilos y caimanes actuales, y se desconoce por qué tenían este abultamiento.

Otro misterioso rasgo que los caracteriza es la existencia de dos grandes orificios en la punta del hocico, frente a la nariz. Los científicos tampoco saben cuál era su función.

"Era un animal extraño", explica Christopher Brochu, coautor del estudio. "Muestra que los crocodilianos no son fósiles vivientes que no han cambiado desde la era de los dinosaurios. Han evolucionado de manera tan dinámica como cualquier otro grupo".

Los Deinosuchus desaparecieron antes de que tuviera lugar la principal extinción masiva de los dinosaurios al final de la Era Mesozoica, aunque los investigadores no han podido averiguar el motivo.