El aceite de canola puede ayudar a reducir la grasa abdominal

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
aceite de canola colza

Un equipo de científicos de la Universidad Estatal de Pensilvania en Estados Unidos ha demostrado en un estudio que introducir el aceite de canola en la dieta ayuda a reducir la grasa abdominal en tan solo cuatro semanas. 

Ya sea visceral o abdominal, la presencia de grasa en nuestro cuerpo aumenta el riesgo que tenemos que padecer enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico y diabetes tipo 2. "Las grasas monoinsaturadas del aceite de canola disminuyen esta grasa que tiene efectos adversos para la salud", asegura Penny M. Kris-Etherton, profesora de Nutrición de la Universidad Estatal de Pensilvania. 

El aceite de canola se extrae de las semillas de la colza, que es una planta oleaginosa de la familia de las brassicas que se distingue por sus flores amarillas. Tiene algunas diferencias con respecto al conocido aceite de colza, y la principal es que tiene un bajo contenido de ácido erúcico, que es una toxina vegetal natural cuyo consumo está limitado por las autoridades sanitarias. 

Este aceite cuenta con un elevado contenido en ácidos grasos monoinsaturados, insaturados y poliinsaturados, omega 3 y omega 6, así como vitaminas, y se le atribuyen diversos beneficios para la salud, como sus propiedades para proporcionar suavidad e hidratación al cabello y a la piel. Las grasas monoinsaturadas han demostrado tener efectos beneficiosos en la composición corporal, especialmente en personas que padecen obesidad.

Para llevar a cabo su estudio, los investigadores probaron a introducir el aceite de canola en la dieta de un grupo de 101 individuos durante un mes. Pasado este tiempo, pudieron observar que los participantes que habían consumido el aceite contaban con una media de 113 gramos menos de grasa abdominal que antes de comenzar a tomarlo. 

Una bacteria insertada en los intestinos para adelgazar

En el ensayo, los científicos administraron a los participantes una cantidad de aceite de canola calculada sobre la base de sus necesidades energéticas. Por ejemplo, un individuo con una dieta de 3.000 calorías recibía 60 gramos de aceite al día, el 18% de la energía necesaria para la jornada. 

"Como regla general no se puede apuntar la pérdida de peso a regiones específicas del cuerpo", explica Kris-Etherton. "Sin embargo, los ácidos grasos monoinsaturados parecen apuntar a la grasa abdominal de manera específica". El equipo señala que es necesario llevar a cabo más observaciones para examinar los efectos a largo plazo de la incorporación del aceite en la dieta, pero están satisfechos con los resultados del estudio.